Una experiencia… ¿religiosa?

Una de las grandes virtudes de Los últimos días es que es una película de esas a las que le sigues dando vueltas incluso varias horas, o días, después de haberla visto. Y pensando y pensando en el segundo largometraje de los hermanos Àlex y David Pastor, encuentro que, bajo su apariencia de espectacular thriller postapocalíptico, se encuentra un relato de tintes pseudorreligiosos poblado por personajes cuasi-bíblicos. ¿Que no? ¿Es entonces cosa mía y veo gigantes donde sólo hay molinos? Vosotros opinais… [leer crítica]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s