Futuro deshumanizador y productos de omnio consumo

De entre todas las fábulas distópicas, oscuras y ciertamente pesimistas que nos dio la ciencia-ficción de los años ochenta del pasado siglo, me quedo con este cómic tecnofuturista con cierto trasfondo existencial y crítica social -esos científicos que juegan a ser dioses, esas poderosas corporaciones privadas que gobiernan con métodos cuasi-mafiosos- con apariencia de Serie B de videoclub, pero que encierra muchísima brillantez, ingenio y buen hacer por parte de un director holandés, Paul Verhoeven, que debutaba en Hollywood con esta cinta: RoboCop (1987) [leer más]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s