Inteligencia emocional

En la ciencia-ficción, existe un punto de equilibrio muy delicado entre la pretenciosidad y la honestidad, entre la escasez de recursos o el máximo rendimiento de los mismos. Para los que sentimos una debilidad especial por este género, resulta doblemente gozoso encontrarse con propuestas como Ex Machina (Alex Garland, 2015), una notabilísima propuesta de sci-fi independiente… [leer crítica]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s