Valdeluz, los trolls y el bibliotecario

Son casi cinco años los que llevo viviendo en Valdeluz -ya sabéis, lo que iba a ser Avelandia al lado de Guadalajara capital- , y en este tiempo he conocido de todo: familias de “lote completo” (niños, perros y monovolumen), frikis de los juegos de mesa, pequeños empresarios que nos ofrecen múltiples servicios -desde pizzas y pollos a domicilio hasta todo tipo de artículos de moda y regalos- y algún qué otro aficionado al Séptimo Arte de los que, con más paciencia que éxito, acude viernes sí, viernes no, a ese modesto cineclub que no termina de arrancar y que bautizamos, en una estrambótica pirueta, como ‘Guapo Heredero’ por aquella película que Alfredo Landa protagonizó hace ya varias décadas -en pleno landismo– y que se rodó por estos parajes.

Cuando llegué en 2011, decían que esto era la ciudad fantasma -un sambenito del que aún hoy cuesta desprenderse por culpa de algunos esqueléticos edificios y del tristemente abandonado colegio- , y mi mente loca jugueteaba con la idea de rodar algún día algún cortometraje Serie B pretendidamente nefasto y cutre con muertos vivientes a lo ‘Walking Dead’. No pensaba yo que, en realidad, Valdeluz y Yebes albergaba a un nutrido -no muy numeroso, pero increíblemente endogámico- grupo de trolls sin más oficio ni beneficio que insultar, menospreciar y difamar a algunos de sus vecinos a través de las redes sociales, y aportando nada y menos a esta joven y próspera comunidad.

alvaro_yebes

Álvaro, presentando el Festival de Primavera 2016. Foto (C) Mausba Foto / Ayuntamiento de Yebes.

No voy a dedicarles más que estas siete líneas, porque en realidad el protagonista de este post es otro. Y es que, en el extremo opuesto de quienes torpedean, protestan y se lamentan por lo mal que lo hacen otros, tenemos nuestra biblioteca y nuestro bibliotecario, Álvaro Pérez, un chaval que llegó hace unos años a poco más que una caseta prefabricada como lugar de trabajo y que, en menos de un lustro, nos ha colocado en la pole position regional con el premio recientemente obtenido como Biblioteca del Año en Castilla-La Mancha. Con su simpatía natural y su entusiasmo a la hora de afrontar cuantas ideas se le pasan por la cabeza, Álvaro ha organizado un número incontable de actividades para niños y adultos, ha logrado dinamizar y fomentar la afición a la lectura y a los libros y que casi el cincuenta por ciento del censo municipal sean no solo socios, sino usuarios habituales de las instalaciones -tanto en Valdeluz como en Yebes pueblo- . Todo esto, claro, gracias también al apoyo del Consistorio: ya se sabe que, por mucho empeño e ilusión que ponga uno, si las administraciones te dan la espalda -seguramente porque sean incapaces de ver más allá si no hay rendimientos económicos a corto plazo- , poco o nada se puede hacer.

Y como si de un retorcido chiste o una ironía del destino se tratara, resulta que este importante reconocimiento llega dos días después de que Álvaro -¡quién si no!- sorprendiera a pequeños y mayores con un ingenioso pasaje del terror bibliotecario protagonizado por un infectado Don Quijote. Álvaro, nuestro Álvaro, representa todo lo bueno y lo mejor de eso que etiquetaron como Espíritu Valdeluz: ingenio, inventiva, camaradería, hospitalidad y dedicación, valores con los que ha convertido a nuestra pequeña (hoy en instalaciones ampliadas) pero coqueta biblioteca en un verdadero oasis de cultura y de convivencia. Hechos son amores y no buenas razones; de corazón espero que se quede con nosotros muchos, muchos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s