‘La historia de Jan’: Gracias

La familia Moll Vic con algunos miembros del Cineclub Alcarreño. Abajo, algunos momentos del coloquio. (C) de todas las fotos: Mariam Useros Barrero / MausbaFoto.com

Es curioso cómo Mariam y yo llegamos a ‘La historia de Jan’, completamente por casualidad. Hace aproximadamente dos años me encontré con su campaña de crowdfunding: hasta entonces, no conocía ni el blog ni la meta que su autor, un desconocido (Bernardo Moll), se había propuesto, nada más y nada menos que convertir su experiencia vital y familiar con un hijo con síndrome de Down en una película. En seguida nos enamoramos del proyecto. Y decidimos entrar como micromecenas.

Con el reto conseguido y superado, ‘La historia de Jan’ se estrenó en cines en otoño pasado. Aunque (entonces) la peli no llegaría a Guadalajara, sabía que era un tema que quería tratar en la radio. Fue facilísimo contactar con Bernardo, quien nos habló con pasión de todo lo que se había logrado. Y eso que el boca-oído aún no había empezado. Poco tiempo después la cinta se mantendría semana tras semana en la cartelera madrileña -todo un hito para una producción de estas características- al tiempo que se iba distribuyendo en otras ciudades y provincias.

Sin aún haberla visto, sugerí al Cineclub Alcarreño -a través de su presidente, mi amigo Alberto Sanz– que la programara. Luego nos llegó el DVD a casa -recompensa del crowdfunding-, y al ver la película, nos quedamos fascinados. Narrada en primera persona, ‘La historia de Jan’ relata, a través de diversos vídeos caseros y recreaciones cinematográficas -combinados en un montaje que crea un lenguaje fílmico innovador y apasionante-, seis años de ilusiones truncadas, retos inesperados y superaciones vitales desde que nació su pequeño protagonista. Era cine y a la vez era realidad. Era (es) la vida misma.

Y esta semana, por fin, hemos podido compartirla en Guadalajara a través de las gestiones y la programación del Cineclub.

Gracias Bernardo Moll y Mónica Vic por abrirnos vuestros corazones a través de una maravillosa película. Gracias por dejarnos entrar en vuestra casa y compartir con nosotros vuestras alegrías y sinsabores, para demostrarnos que el amor puede derribar cualquier muro que se levante con prejuicios y etiquetas, a través de un emocionante y luminoso relato, sin edulcorar los malos momentos ni aleccionar en ningún momento sobre el tema en cuestión. Gracias por veniros desde Madrid un martes por la tarde-noche para compartir la proyección con poco más de medio centenar de espectadores e intercambiar impresiones con admirable cercanía y humildad. Y, por supuesto, gracias a Jan, el gran (súper)héroe de esta aventura, que no dejó de contagiarnos con su sonrisa y vitalidad hasta que, ya a última hora, cayó rendido.

Gracias. Es la única palabra que me viene a la cabeza y que se repitió varias veces tras la proyección de anoche. Algunos la dijeron en público, durante el cinefórum; otros esperaron para acercarse a la salida y, discretamente, susurrarla a los protagonistas. Y es que no hay mejor forma posible de resumir la velada de ayer que juntando esas siete letras.

Gracias.

PD: Escribo estas líneas escuchando la banda sonora de la película… porque, además de lo majos que son, van y nos regalan el CD de la BSO y el blu-ray de la peli. Una vez más… ¡gracias! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s