Vulgares y poco feroces

Si echo la vista atrás, creo que no veía una gala de los Premios Feroz desde sus primeras ediciones. Quizá eso me reste credibilidad o argumentos a lo visto anoche en Alcobendas, o puede que, al contrario, me de una perspectiva algo más objetiva. En cualquier caso, y adelantándome a los próximos párrafos de este post, vaya por delante que hacía tiempo que no me aburría tantísimo en una ceremonia de entrega de galardones. Y, peor aún, que sintiera vergüenza ajena en algunos momentos puntuales.

La cita, que empezó con considerable retraso y graves problemas técnicos y de sonido en el prólogo online -corregido y recuperable, a posteriori, en el canal oficial de YouTube-, dio paso a una gala completamente presencial en la que el habitual formato de múltiples mesas, emulando a los Globos de Oro estadounidenses, desapareció este año para adaptarse al más tradicional escenario-patio de butacas con todos y todas separados y enmascarillados… salvo a la hora de entregar o recoger un premio, donde ahí cada uno tiró por su propio criterio. Pilar Castro, estupendísima actriz, fue una maestra de ceremonias de humor seco y severo con el que no conecté, quizá porque no la veía del todo cómoda, o quizá porque el guion le encorsetaba en unos parámetros muy rígidos.

Los Feroz querían apostar por una gala diferente, alegre, abierta, plural y sobretodo inclusiva. Una idea maravillosa y muy necesaria en estos tiempos que corren de crispación y cabreo en las redes sociales. Sin embargo, creo que se erró el tiro: la diversidad y libertad de expresión solo fueron excusas para que muchos entregadores y entregadoras quisieran ser más protagonistas que premios y premiados, interrumpiendo por momentos la gala –Paca la Piraña cortó el momento más emotivo del speech de Verónica Echegui y hasta Loles León tuvo que pedir callar desde el escenario- o con larguísimos parlamentos donde no faltaron alusiones a genitales, vellos púbicos, chistes de ETA -que, a base de infinitas repeticiones, pasaron de ser atrevidos a tremendamente cansinos- y deseos de que nos den por donde la espalda pierde su nombre, supongo que como eufemismo de buenaventura. Algo que quizá fuese rompedor hace cuatro décadas con la movida, pero que hoy me parece tan vulgar como anticuado. Alberto Velasco y Milena Smit rompieron esa tónica con un ejemplo de lo que creo debe ser el discurso de una pareja entregadora: reivindicativo si se quiere, pero conciso y cómplice -con tu partenaire en el escenario y con todo el público- y sin restar protagonismo a quien se premia u homenajea.

Confieso que ante tal panorama no tardé en desconectarme de una retransmisión típica y sobria donde hasta los premiados quedaron un poco en segundo plano, en un palmarés donde hubo poco lugar para las sorpresas. Quizá casi nadie esperaba que el Mejor Cartel fuese para ‘Rifkin’s Festival’ -se confirma que España sigue siendo el retiro dorado de Woody Allen, donde le premiamos lo que sea-, que hubiera empate en la categoría de Mejor Actor de Serie de Televisión, y no me quedó muy claro porqué cuatro largometrajes y una serie competían para un mismo galardón -Mejor Documental- ni el criterio de ese Premio Especial “para una película que merecía mejor suerte”. ¿No la merecían todas en un año tan nefasto como ha sido 2020?

Victoria Abril lee su discurso como Premio de Honor. Imágenes © Premios Feroz vía YouTube.

Y llegó el momento. EL MOMENTO. Jorge Sanz quiso ponernos preventivamente la venda -quizá en este caso, sería mejor decir la vacuna- con unas palabras de elogio/justificación sobre la personalidad “indómita” de Victoria Abril. Excusatio non petita. Apareció sobre el escenario la homenajeada -rotulada en la retransmisión como “De Abril”, que me lo expliquen-, todo el mundo aguantó la respiración, y ella hizo todo lo que pudo para no salirse de un discurso preescrito. No tardó en pedir disculpas, algo tibias y de aquella manera, sobre sus polémicas declaraciones de hace unos días -la música entró de golpe durante un segundo, quizá alertados por si de nuevo se iba de madre- que hasta habían obligado a que los propios organizadores se desmarcaran públicamente. Dijo querer seguir retirada “sin redes ni televisión”, pero nos dejó unos cuantos gestos extravagantes que son carne de meme o gif. Tuvo palabras de agradecimiento para Vicente Aranda, Pedro Almodóvar, Agustín Díaz Yanes y para “todos vosotros, que sois mi familia”. Salió del paso, pero no sé si convenció. Al menos, no hubo abucheos, y la Organización ya había previsto que a continuación apareciera la presidenta de la Asociación de Informadores Cinematográficos, la periodista María Guerra, que, aliviada de no tener que apagar más fuegos, brindó tinto en mano al grito de “¡Salud y vacunas!”.

No todo fue malo, claro. El palmarés, como digo, fue bastante previsible, pero hubo momentos de sincera emoción como los discursos de las mujeres de ‘Patria’, Elena Irureta y Loreto Mauleón; la enorme sonrisa que se adivinaba bajo la mascarilla de un inmenso Hovik Keuchkerian, antes de pronunciar uno de los discursos más breves de la historia; o el momento sin habla de Valérie Delpierre, productora de la gran triunfadora ‘Las niñas’ con tres premios gordos -Mejor Película Dramática, Mejor Dirección y Mejor Guion-. Habrá quien diga que positivas fueron también las medidas tomadas por la Organización para hacer una gala presencial y remarcar aquello de que #laculturaessegura, pero no olvidemos que otros festivales más pequeños y con menos recursos ya lo han venido haciendo en meses precedentes.

En fin, poco para recordar en una de las galas más fallidas, largas y aburridas que recuerdo -casi dos horas y media sin alfombra roja- y cuyos errores no deben excusarse en la pandemia, ya que estos poco o nada tenía que ver con la excepcionalidad del momento. Los Feroz nacieron para ser mordaces, críticos y exigentes, y alejarse de la línea tradicional y academicista de los Goya. Anoche, no hubo aullidos.

Ver palmarés completo aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s