Entonces, como ahora

En estos grises tiempos actuales de crisis social y económica, es verdaderamente reconfortante cómo una película que cumple ya medio siglo de vida refleja la misma problemática, ahora y antes, pero con un sentido del humor descacharrante, castizo y verdaderamente brillante: Atraco a las tres, una de las más grandes obras que ha dado nuestro cine, es, por derecho propio, todo un Clásico del s. XX. Imprescindible.

¡Al asalto de Navarone!

De entre la multitud de superproducciones bélicas que Hollywood produjo entre los años cincuenta y setenta, hay tres que están por encima de la media y que hoy ya son grandes Clásicos del s. XX: El puente sobre el río Kwai, La gran evasión y la que comentamos hoy, Los cañones de Navarone. ¿Sois seguidores de este género? ¿Cuál es vuestra película de guerra imprescindible? ¡Espero vuestras opiniones! 🙂

Qué mal envejecen algunos (clásicos)

Hoy he descubierto uno de esos Clásicos del s. XX que en todas partes califican de imprescindible: Anatomía de un asesinato. Pero cual ha sido mi sorpresa al descubrir escena tras escena, secuencia tras secuencia, que la película de Otto Preminger se ha quedado completamente desfasada, anticuada, y muchas de las situaciones y diálogos que propone son, a día de hoy, poco menos que irrisorios. ¿A vosotr@s os pasa lo mismo? Haz click en la foto para leer el artículo completo.

El cineasta renegado de sí mismo

Pocos habrán olvidado la controversia suscitada en torno a la saga clásica de La Guerra de las Galaxias, y de como su creador y máximo responsable, George Lucas, hizo lo indecible por sustituir las películas originales por las ediciones especiales lanzadas veinticinco años después, plagadas éstas de retoques digitales de gusto cuando menos discutible; según su criterio, aquéllas no reunían los niveles de perfección que la trilogía merecía.

Pero este no fue el único caso: hoy día, hallar una copia original de su ópera prima es literalmente imposible. ¿Puede -debe- un cineasta modificar su propio legado cultural durante décadas? Como muestra, un botón: hoy, en nuestros Clásicos del s. XX, hablamos de THX 1138, tanto la original como su director’s cut. ¡Espero vuestras opiniones! 😉