Trilogía del Caballero Oscuro

Christopher Nolan resucitó y dio lustre a un personaje que parecía condenado a mito filogay discotequero tras las tropelías de Joel Schumacher –que se había llevado por delante sin contemplaciones la atomósfera gótica que le había impreso Tim Burton a comienzos de los noventa- en Batman Forever (1995) y Batman & Robin (1997). Y aunque su saga no ha quedado del todo redonda, merece la pena dedicarle un punto y aparte a lo que ha supuesto lo que se ha dado en llamar la Trilogía del Caballero Oscuro:

BATMAN BEGINS (2005): testigo del asesinato de sus padres, el joven heredero de la fortuna Wayne huye de Gotham City. Tras varios años dando tumbos por el mundo, entra en contacto con la Liga de las Sombras, una organización secreta que le acoge y le instruye en artes marciales, combates cuerpo a cuerpo y una filosofía de lucha basada en el sigilo, la teatralidad y el miedo. De vuelta a una Gotham corrupta y mafiosa, Bruce Wayne decide emprender una cruzada justiciera y anónima bajo la máscara de Batman, el hombre-murciélago.

  • Los actores: Christopher Nolan supo reunir a un fabuloso cast donde sorprendía gratamente Christian Bale como protagonista, muy por encima de Michael Keaton, Val Kilmer o George Clooney encarnando a Bruce Wayne/Batman. Con él, veteranos como Michael Caine, Morgan Freeman, Gary Oldman, Liam Neeson, Rutger Hauer o Tom Wilkinson compartían cartel con otras estrellas ascendentes como Cillian Murphy o Katie Holmes.
  • El escenario: esencialmente, y como no podía ser de otro modo, la ciudad de Gotham, ejemplo de urbe cosmopolita del siglo XXI –y totalmente alejada del estilo gótico que impregnó las cintas de Tim Burton y de los neones y láseres multicolor de las de Schumacher- , donde la suciedad, la mugre y los bajos fondos emanan una atmósfera enfermiza y opresiva. Durante la primera mitad de la película asistimos a varios flashbacks que nos trasladan a un pueblo perdido en Asia, lugar de entrenamiento y base de operaciones de la Liga de las Sombras.
  • La escena: la primera aparición de Batman eliminando uno a uno a los matones de Falcone, puro Frank Miller.
  • Lo mejor: como ya hemos dicho, Christian Bale y el aire misterioso y fantasmal que rodea al protagonista, la eficaz aportación de Gary Oldman, el excelente score compuesto a cuatro manos por Hans Zimmer y James Newton Howard y la sorprendente verosimilitud que desprende todo el conjunto, sin por ello renunciar al sentido de cine-espectáculo.
  • Lo peor: el exceso de saltos temporales durante la primera mitad pueden desconcertar al espectador más despistado.
  • En definitiva: para quien esto suscribe, la mejor entrega de la saga, con un Batman oscuro, misterioso, inquietante y fantasmagórico, convertido en pesadilla de gángsters y criminales. Chapeau.

EL CABALLERO OSCURO (2008): Batman sigue siendo el azote de bandidos y criminales. La llegada de un nuevo fiscal del distrito de Gotham hará que Wayne se replantee la necesidad de seguir con su cruzada. Pero la irrupción de un cruel y despiadado psicópata hará tambalear no sólo los cimientos de la ciudad, sino los de la propia integridad humana y personal de los héroes.

  • Los actores: repiten –aquí y en la tercera entrega- Bale, Caine, Freeman y Oldman. Katie Holmes renunció a volver a ponerse en la piel de Rachel Dawes –dicen las malas lenguas que por recomendación del que por entonces era su marido, Tom Cruise- , y su testigo lo recogió Maggie Gyllenhall. Eric Roberts es aquí el secundario/guiño cinéfilo. Excelentes los nuevos fichajes: Aaron Eckhart como el fiscal Harvey Dent y el malogrado Heath Ledger como Joker.
  • El escenario: casi toda la acción transcurre en una Gotham –la ciudad es, al fin y al cabo, un personaje más- de rascacielos y fastuosos edificios, en clarísimo contraste con el barriobajerismo de Batman Begins. También hay una escapadita fugaz a Hong-Kong.
  • La escena: casi todas en las que aparezca Joker: el atraco al banco que sirve como prólogo de la película, el asalto al furgón donde llevan custodiado a Dent o su careo con Batman en la sala de interrogatorios.
  • Lo mejor: Joker, insuperable villano de toda la trilogía. Lástima que Ledger no recogiera las mieles del éxito: falleció mientras la película estaba aún en postproducción y recibiría a título póstumo el Oscar como Mejor Actor de Reparto en 2009.
  • Lo peor: tras un arranque colosal, la película pega un bajonazo con el episodio de Hong Kong que luego le cuesta remontar. Eso sí, luego será una constante, intensa y vertiginosa montaña rusa que nos dejará exhaustos…
  • En definitiva: doble salto mortal de Nolan, con un Batman menos tenebrista pero una película intensísima hasta la extenuación. Sobresaliente –aunque sobrevalorada- secuela que, es lo que tiene, carece del factor sorpresa.

EL CABALLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE (2012): tras autoinculparse de la muerte de Harvey Dent –y considerársele proscrito por ello- , Batman lleva ocho años desaparecido, y Bruce Wayne permanece recluido en su mansión alejado de focos y objetivos. Su fortuito encuentro con una ladrona y, sobre todo, los brutales ataques perpetrados por un nuevo y sangriento villano le harán volver para salvar a la ciudad.

  • Los actores: Nolan echó mano del reparto de Origen (2010) para completar la última aventura del hombre-murciélago; así, Tom Hardy se convierte en el sádico Bane, Anne Hathaway es la ladrona Selina Kyle –conocida en los cómics como Catwoman, aunque en la película nunca se emplee tal denominación- , Joseph Gordon-Levitt es un joven policía bajo la tutela del comisario Gordon/Gary Oldman y Marion Cotillard encarna a una filántropo nueva socia de industrias Wayne. El actor recuperado es, en esta ocasión, Matthew Modine.
  • El escenario: de nuevo, casi íntegramente Gotham City, esta vez con un inusitado protagonismo para sus alcantarillas –donde Bane organiza su malvado ejército- . Hay un importante episodio en una cárcel subterránea en algún remoto lugar de Asia.
  • La escena: la cadena de explosiones que vuelan túneles y puentes, aislando toda la isla de Gotham –sí; resulta que era una isla- , rematada por la espectacular voladura en el estadio del fútbol.
  • Lo mejor: la eficacia de Gordon-Levitt, que apunta a heredero del justiciero enmascarado, y unos efectos especiales colosales, excesivos y espectaculares.
  • Lo peor: la sensación de que tanto fuego de artificio sólo adorna un metraje inflado, mucho bombo y platillo pero escasito en esencia. No es un mal cierre, pero no es ni de lejos el mejor.
  • En definitiva: Nolan ya ha anunciado que con La leyenda renace cierra definitiva e inexorablemente su trilogía sobre Batman… pero ya hay quien rumorea un nuevo reboot para dentro de dos años. Qué originales.  ¿Serán capaces?

Ver también:

   Críticas de ‘El Caballero Oscuro: La leyenda renace’, ‘Batman’, ‘Batman v Superman: El amanecer de la Justicia’.

   Especial: Batman en el cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s