Acero puro

RoboRocky.

He aquí una de esas producciones que se anuncian sin demasiado bombo, que se estrenan de manera discreta, que pasan de puntillas por la cartelera y que, ya en formato doméstico, descubrimos cual pequeño tesoro sorprendiéndonos de la gran cantidad de virtudes que puede esconder una peliculilla que, hace un par de décadas, bien podría presentarse bajo el auspicio y el logo de la añorada Amblin; ya sabéis, esa empresa productora que montó el Sr. Spielberg en los ochenta y que parió títulos familiares tan de sobra conocidos, y hoy prácticamente de culto, a partir de su propia E.T., el extraterreste (1982), a la que luego le continuaron Gremlins (Joe Dante, 1984), Los Goonies (Richard Donner, 1985), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), El chip prodigioso (Joe Dante, 1987), ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988) o la trilogía de Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985-89-90), entre otros muchísimos títulos… y cuyo espíritu juvenil y aventurero ya fue objeto de un sentido homenaje en la entretenidísima Super 8 (J. J. Abrams, 2011) -por cierto, que tanto Spielberg como Zemeckis avalan esta nueva película de Shawn Levy como productores ejecutivos…- .

En un futuro próximo, el boxeo tal y como lo conocemos ha sido abolido, dando paso a combates muchísimo más brutales y espectaculares entre gigantescos robots, que actúan de colosales púgiles ya sea en las grandes ligas profesionales o en combates clandestinos de mala muerte. Charlie Kenton (Hugh Jackman), antaño un más que prometedor campeón del ring, es ahora un bala perdida que va de feria en feria intentando ganar algo de dinero con este tipo de espectáculos de tercera, hasta que un día recibe la noticia de que su expareja, a la que hace más de diez años que no ve, ha fallecido, y ha de hacerse cargo, al menos por un tiempo, de su hijo Max, de quien nunca quiso ocuparse ni preocuparse. Poco a poco, y a pesar de los roces iniciales, van forjando una amistad que va más allá de la mera relación paternofilial, y que les llevará a lograr metas deportivas jamás soñadas…

Sí, ya sé lo que estáis pensando: la trama está más que trillada y el final se huele a kilómetros. Entonces, ¿dónde está la sorpresa? Por lo pronto, uno ve Acero puro y, sorprendentemente, se encuentra con una película sin más pretensiones que hacernos pasar un rato agradable en familia ante la pantalla: la presentación de personajes es clara –pero no por ello simplona- , el desarrollo de la historia es sorprendentemente lógico y verosímil –teniendo en cuenta, lógicamente, que hay que dejarse atrapar por el juego de la fantasía y la ciencia-ficción- , los efectos especiales son de primera –ver a los gigantescos androides luchando cuerpo a cuerpo o al niño protagonista bailando con su robot no tiene desperdicio- y la cinta desprende alegría, simpatía y buen rollo por doquier, ayudada, además, no sólo por el más que competente trabajo de sus protagonistas humanos –Jackman, Evangeline Lilly– , sino por el talento a raudales que derrocha el jovencísimo Dakota Goyo, un nombre a tener en cuenta en el futuro si se decide a seguir en esto de la farándula de Hollywood…

Acero puro es un simpático, entretenido y agradable mix de cultura popular, con referencias que van desde Rocky (John G. Avildsen, 1976) a El gigante de hierro (Brad Bird, 1999); pero es precisamente sus ganas de agradar y entretener sin dar gato por liebre y  su precisa y espléndida factura técnica y  lo que la convierten en una de las mejores sugerencias hoy por hoy para ver todos juntos, niños y mayores.

Recomendado para espectadores sin complejos.

One Reply to “Acero puro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s