Senna

Admirado Senna.

Recordaba vagamente aquél fatídico 1 de mayo de 1994, cuando Ayrton Senna, tres veces campeón del mundo de Fórmula 1 y uno de los más grandes pilotos –si no el más grande- de todos los tiempos, perdía la vida en el circuito italiano de Imola tras un fin de semana negro que ya se había cobrado un espectacular accidente del debutante Rubens Barrichello en los entrenamientos libres y la vida del austriaco Roland Ratzenberg en los oficiales. La confusión inicial, el helicóptero de emergencias aterrizando en la pista… el multitudinario funeral, cuatro días después, allá en Brasil.

Sea o no aficionado a los deportes en general y a las carreras y al motor en particular, uno encuentra muchas virtudes en este documental. Probablemente, sea la cinta de este género más dramática de cuantas he visto, entendiendo “dramática” por cómo está planteada narrativamente: presentación de nuestro protagonista, desarrollo de su carrera profesional salpicada con algunos pocos pasajes de su vida personal- , ascenso y trágico final; a la altura de cualquier gran relato épico de ficción.

Pero además lo hace de una manera un tanto peculiar, ya que no hay testimonios, declaraciones o una voz en off que, desde una perspectiva actual, desarrolle de manera convencional el metraje, más allá de todo lo recogido en entrevistas y grabaciones de la época, que van desde los años setenta hasta los primeros años noventa. Una gran labor de documentación y guión que hace que todas estas piezas de archivo encajen formando la ya mencionada –y acertadísima- línea argumental, gracias, evidentemente, a una perfecta labor de montaje.

Senna, el documental, es una apasionada mirada y en cierto modo intenta ser objetiva sobre la personalidad de un gran campeón aunque, como suele ocurrir en las obras biográficas, la persona retratada suela estar algo ensalzada y se pasan por alto los puntos oscuros que hubiera podido haber en su vida –su máximo rival en la competición, el francés Alain Prost, no sale muy bien parado aunque tampoco se carguen excesivamente las tintas contra él- . Pero sin duda es un trabajo más que notable, donde periodismo deportivo y lenguaje cinematográfico se funden de manera armoniosa para retratar a uno de los deportistas más admirados del pasado siglo.

Recomendado para espectadores curiosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s