El cuerpo

Pesadilla para un rico.

Que la productora Rodar y Rodar se ha convertido por mérito propio, durante los últimos años, en la cantera por antonomasia del cine español ya pocos lo dudan: nombres como los de J. A. Bayona –El orfanato (2007)- , Guillem Morales –Los ojos de Julia (2009)- , Sergio G. Sánchez –guionista habitual de Bayona o de la reciente Fin (Jorge Torregrossa, 2012)– o Albert Espinosa –autor del libreto de Héroes (Pau Freixas, 2010) o de la televisiva Pulseras rojas– se han curtido bajo su tutela y han dado algunos de los más merecidos éxitos de crítica y público que ha cosechado nuestra cinematografía en los últimos años. Ahora es el turno de Oriol Paulo y de su ópera prima: El cuerpo.

Casi dos meses después, y a pesar de haber sido –a mi juicio, injustamente- denostada en la carrera hacia los próximos premios Goya –sólo cuenta con una única candidatura a la Mejor Dirección Novel- , este intenso y por momentos claustrofóbico psicothriller se mantiene por méritos propios en la cartelera. Algo tristemente insólito en nuestro cine, proclive a retirar muy tempranamente del circuito producciones patrias a favor, casi siempre, de las superproducciones americanas… pero es que El cuerpo cuenta con muchos alicientes, muchos elementos a su favor, que, contrariamente a lo que pueda presuponerse en manos de un novato, son bien manejados por un director solvente, hábil y talentoso. Paulo parte de un excelente guión del que también es coautor –junto con Laura Sendim– que bebe de los mejores elementos clásicos del cine negro y cuyos flashbacks, introducidos convenientemente a lo largo del desarrollo, funcionan con precisión milimétrica. Una víctima que puede no ser tal –la millonaria Mayka Villaverde/Belén Rueda, cuyo cadáver desaparece al comienzo del relato y es el macguiffin de toda la trama- , un marido homicida atrapado en una surrealista pesadilla –un muy solvente Hugo Silva– , su amante –la joven y emergente Aura Garrido– y un inspector renegado de carácter violento –un Jose Coronado intenso pero algo irregular- son los cuatro personajes atrapados en un misterio imposible de celos, traiciones, venganzas y mentiras: un juego de la sospecha propia de Agatha Christie que hubiera hecho las delicias del propio Alfred Hitchcock. Y si no fuera por algunos detalles contemporáneos –internet y los teléfonos móviles son parte fundamental de la trama- y por la dirección de fotografía –correcta y eficaz, pero durante algunos momentos de la proyección no pude evitar preguntarme si no hubiera funcionado mejor en blanco y negro- , el film podría pasar perfectamente por un clásico firmado por el maestro del suspense…

elcuerpo-cartelPuede suscitar controversia el giro final de los acontecimientos; obviamente, no lo voy a desvelar, y aunque en una primera impresión pudo parecerme algo tramposo –una sensación que rápidamente se disipó- , reconozco que, aún sin ser completamente redonda, la película atrapa de principio a fin, logra llevarte por vericuetos insospechados y, finalmente, deja un magnífico sabor de boca.

Recomendado para aficionados al thriller detectivesco.

Anuncios

2 Replies to “El cuerpo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s