El hobbit. Un viaje inesperado

Nada nuevo en la Tierra Media.

Cuando Peter Jackson estrenó La Comunidad del Anillo (2001) el aplauso fue unánime, tanto por parte de aficionados al fantástico y a la aventura como de fans incondicionales de la obra mitológica imaginada por J.R.R. Tolkien: los personajes y su mundo de fantasía habían sido recreados en la gran pantalla con increíble exactitud y fidelidad a los originales literarios –o eso decían: confieso que es una lectura que nunca he podido afrontar- , y, en cierto modo, Jackson venía a reinventar y reivindicar un género que no vivía tal grado de entusiasmo generalizado desde los tiempos de las sagas clásicas de La Guerra de las Galaxias (1977, 1980, 1983) o Indiana Jones (1981, 1985, 1989), y que culminó en 2004 cuando la propia industria de Hollywood galardonó a la tercera entrega nada menos que con once Oscars –igualando los récords de Ben-Hur (William Wyler, 1959) y Titanic (James Cameron, 1997)- , incluyendo un más que discutible premio a la Mejor Película.

No ha pasado ni una década desde aquel triunfo y, tras un hiperbólico remake de King Kong (2005) y el plomizo melodrama espiritual The Lovely Bones (2009) , Jackson vuelve a calzarse los pies de hobbit para regresar a su nirvana particular, esa Tierra Media poblada de criaturas nobles y monstruos atroces, para relatarnos el largo viaje y excepcional odisea de un joven Bilbo Bolsón –aquí, interpretado con cierta solvencia por Martin Freeman– sesenta años antes de lo acontecido en El Señor de los Anillos. La primera pregunta que uno se hacer es: ¿era necesario? Y la segunda: ¿un solo libro da para otras tres películas? Me da la impresión de que Guillermo del Toro, encargado de asumir originalmente las tareas de dirección de esta nueva trilogía, también se las hizo antes de su espantá

El hobbit, la película, tiene muchos más hándicaps que sus antecesoras. El factor sorpresa ha desaparecido: la puesta en escena, la ambientación, los vertiginosos movimientos de cámara y los efectos especiales ya no nos emocionan; algunas escenas se alargan hasta límites difícilmente soportables –véase el interminable debate entre Gandalf, Saruman, Galadriel y Elrond– ; y los nuevos personajes apenas poseen carisma alguno –muy al contrario que los inolvidables Aragorn, Frodo, Legolas y compañía- , desde esos estilizados enanos –ni su físico ni su carácter nos recuerdan al añorado Gimli- hasta ese villano manco que no deja de ser el típico monstruito feo con mala leche –a Sauron, por el contrario, nunca le vimos el rostro, pero su presencia era imponente en toda la saga anterior- . Batallas pocas, pero lo que se dice hablar, aquí hablan –y cantan (!)- hasta los trolls… ¡vaya parlamentos!

the-hobbitPero lo que más me ha sorprendido, y no para bien precisamente, ha sido encontrarme con que la estructura narrativa es calcada a la de La Comunidad… a saber: 1º) prólogo introductorio sobre una leyenda anterior a los hechos, 2º) encuentro en la agradable Hobbiton, 3º) andanzas por el bosque y enfrentamiento con villanos, 4º) break en la recogedora Rivendell, 5º) recorrido por unas peligrosas montañas, 6º)  huida del averno subterráneo, 7º) nuevo enfrentamiento a campo abierto, y 8º) a lo lejos, a unas dos películas de distancia, divisamos nuestro particular monte del destino… vamos, que tres horas para que nos cuenten sólo un tercio de una aventura que se podría haber reducido más que considerablemente si desde el inicio los protagonistas hicieran el trayecto a lomos de esas águilas gigantes en vez de empeñarse en ir a pie. Me quedo, eso sí, con la reaparición estelar del genial Gollum, mucho más terrorífico y bipolar de lo que nos tenía acostumbrados.

La pereza que me daba ir al cine a ver este film se ha visto más que corroborada, y su relativo fracaso –ni ha aguantado tantas semanas en cartel como cualquiera de las precedentes ni hemos sufrido el mismo acoso publicitario- me hace pensar que no somos pocos los que nos sentimos igual. ¿Picaremos y veremos las dos próximas entregas? Hombre, ya que nos hemos puesto, vamos a ver cómo termina todo esto –aunque ya me hago una idea, y eso, insisto, sin haber leído el libro- , pero, como en esta ocasión, seguramente me esperaré al lanzamiento en DVD…

Recomendado para incondicionales del universo Tolkien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s