Mátalos suavemente

Mátalos… de aburrimiento…

Inesperadamente sosa, aburrida, plomiza, soporífera… vamos, me ha parecido tan, tan, pero tan cansina, que hasta me daba pereza sentarme delante del ordenador para hablar sobre Mátalos suavemente

He aquí una de esas cintas que, uno no sabe muy bien por qué, a la crítica le da por alabar, aplaudir, elevar a los altares de una supuesta revelación y revolución fílmica cuando la última película de Andrew DominikChopper (2000); El asesinado de Jesse James por el cobarde Robert Ford (2007)- no sólo no tiene nada de original –al menos, en su planteamiento- , sino que consigue que aborrezcamos a unos personajes a priori de lo más interesantes y que luego, durante la proyección, resultan tan agotadoramente redichos que al espectador de turno poco o nada le importa quién robe a quién o quién mate a quién…

Brad Pitt y Richard Jenkins en ‘Mátalos suavemente’

¡Qué lejanas nos parecen ya El Padrino. Parte II (Francis Ford Coppola, 1974), El precio del poder (Brian De Palma, 1983) o Uno de los nuestros (Martin Scorsese, 1990)! Aquéllos sí eran verdaderos ejemplos de cómo construir personajes sólidos, temibles, duros, fríos y sanguinarios, envueltos en un ambiente de insólita y temible violencia. La sola presencia de un irregular Ray Liotta no es suficiente: hay que saber contar algo más y, sobre todo, cómo contarlo. Embutir la película con larguísimos e infumables textos (¿recitales?) que no aportan nada ni a la trama ni a la construcción psicológica de los personajes no sólo hace que añoremos la frescura y potencia insólita de la magnífica Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) –lo mismo daba que los gángsteres hablaran de matar a un chivato o de masajes en los pies: sus diálogos eran pura dinamita- , sino que hace que perdamos la fe en algunos actores que habían llegado a aportar a este tipo de caracteres alguno de sus mejores trabajos: tenemos a James Gandolfini, pero no hay ni rastro de Tony Soprano; vemos fugazmente a un hierático Sam Shepard –a saber cuánto habrá cobrado por aparecer en ¡un solo plano!- , pero no nos transmite nada; e incluso Brad Pitt, que de un tiempo a esta parte siempre le veo como con aire aletargado y cansino –curiosamente, desde que se metió a productor y se llevó, a la chita callando, un Oscar por Infiltrados (Martin Scorsese, 2006)- , está otra vez como ausente, como si la cosa no fuera con él, e inevitablemente recuerdo y añoro al protagonista de Kalifornia (Dominic Sena, 1993) –aquél Early Grayce sí que era un killer que daba miedo…- .

Me veo incapaz de salvar nada de una película que, no sé muy bien por qué, está ambientada exactamente hace cuatro años –con la recta final de las elecciones presidenciales entre McCain y Obama como telón de fondo- pero que, por ambientación y atrezzo, podría transcurrir perfectamente en los años setenta del pasado siglo –no vemos ni un solo teléfono móvil, los coches son tartanas bastante viejas, la música no es precisamente actual- . Los evidentísimos fallos de raccord en alguna que otra escena –atención al baile de martinis y cervezas que se traen Gandolfini y Pitt en su primera conversación- y la sensación constante de estar ante una cinta ‘a lo hermanos Coen’ venida a menos tampoco ayuda.  Quedémonos si acaso con un par de detalles: la (muy estética) escena del tiroteo sobre Markie/Liotta –con  esa lluvia, esos cristales y esas balas a cámara súper lenta- y una demoledora frase final: “Estados Unidos no es un país; es un negocio. Así que págame, hijo de …”. Una brillante gota en medio de un devastador desierto.

Recomendado para matones de medio pelo.

Anuncios

One Reply to “Mátalos suavemente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s