Un amor entre dos mundos

‘Rabicún’

La literatura, la poesía, el teatro y el cine nos han demostrado, desde tiempos inmemoriales, que el amor puede derribar barreras sociales, estigmas raciales y conflictos bélicos. Pero, ¿puede desafiar a las leyes de la gravedad? Este es el planteamiento que nos trae Un amor entre dos mundos, traducción libre y un tanto cursi del original Upside Down que supone la carta de presentación del porteño Juan Solanas en Hollywood tras haber firmado un par de trabajos en su Buenos Aires natal –el corto El hombre sin cabeza (2003) y el largometraje Nordeste (2005)- y de haber formado parte de la nómina de realizadores responsables del macrodocumental Jack Waltzer: On the craft of acting (2011).

La historia que aquí nos acontece se desarrolla en un universo distópico formado por dos planetas gemelos, que permanecen unidos por una invisible frontera celeste, pero en el que cada uno posee su propia gravedad. De este modo, los habitantes del mundo de arriba ven boca abajo a sus semejantes del mundo opuesto, y viceversa, y los habitantes de uno y otro sólo pueden relacionarse a través de la corporación Transworld, una especie de megaindustria dueña y creadora de toda patente imaginable cuya sede es un gigantesco rascacielos que une ambos estratos. Es en ese contexto donde se conocen Adam (Jim Sturgess), perteneciente al mundo de abajo –el obrero, el pobre, el hoscamente industrializado- , y Eden (Kirsten Dunst), que vive en el de arriba –limpio, lujoso, elitista- . Pero ellos no distinguen de convencionalismos sociales, y con el paso de los años surge entre ellos un amor proscrito, que se verá interrumpido abruptamente. Diez años después, Adam volverá a encontrar a Eden, y luchará por conseguir recuperar a su amor de juventud…

upside-downCon este planteamiento, más de uno habrá pensado ya en el Romeo y Julieta de Shakespeare o en La Celestina de Fernando de Rojas, por nombrar sólo a dos clásicos inolvidables. Al fin y al cabo, lo que Un amor entre dos mundos nos muestra es, con cierto simbolismo y mucha tecnología, esos romances universales pero imposibles lastrados por unas diferencias sociales que nadie plantea cambiar –los de arriba viven felices y tranquilos en su abundancia; los de abajo, resignados a su suerte- y que ya nos han contado en anteriores ocasiones. Sin embargo, los que ya pasamos de la treintena y nos hemos curtido con aquella fabulosa colección de la editorial SM, ‘El barco de vapor’, encontraremos muchos más parecidos con Rabicún, aquél cuento infantil escrito por Patricia Barbadillo y publicado por vez primera en 1982 y en el que, en esencia, nos venía a contar exactamente lo mismo: la fábula se desarrollaba en un pequeño planeta con sólo dos pueblos -el de la montaña y el del valle- separados por un río, y cuya diferencias sociales eran ignoradas por unos niños ajenos a los enfrentamientos clasistas de los mayores.

Quedamos por tanto en que Un amor entre dos mundos, debido a sus múltiples referentes –sobre todo literarios- pueda no ser la panacea de la originalidad. Tampoco ayuda ese uso y abuso de esos contraluces a lo J. J. Abrams, que últimamente se están poniendo muy de moda –hace nada los vimos también en el remake de Total Recall (Len Wiseman, 2012)- y que llegan a ser incluso molestos en algunas secuencias. Pero a su favor hay que reconocerle una imaginería deslumbrante, actores eficaces, un guión nada empalagoso y que cuenta con algunos momentos brillantes –ver cómo Adam se pone por vez primera esos lingotes del mundo opuesto para intentar invertir su propia gravedad- y una música excepcional a cargo del compositor canadiense Benoît Charese, que nos regala la mejor banda sonora de lo que va de año. Ingredientes suficientes para darle una oportunidad a un film cuando menos curioso y agradable.

Recomendado para aficionados a los romances épicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s