El timo de la estampita

Quizá nominarla en diez categorías para luego dejarle el casillero a cero haya sido demasiado castigo para La gran estafa americana (David O. Russell, 2013); pero no es menos cierto que la nueva película del director de la oscarizada El lado bueno de las cosas (2012) adolece de un guion demasiado elemental, incluso previsible, sin más piedra angular que un twist final con el que intentar deslumbrar al personal.

Eso sí, sobresaliente su póker de actores: Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jeremy Renner, Jennifer Lawrence y una breve pero intensa aparición especial no acreditada de Robert De Niro en esta historia de timadores, políticos, mafiosos y demás calaña… [leer crítica]

Monótona melancolía

Que nadie se lleve a engaño: la nueva película de Spike Jonze no rompe los esquemas ni los convencionalismos del cine romántico. Es más, sigue sus reglas a pies juntillas, con la peculiaridad, eso sí, de que uno de los protagonistas es un sistema operativo…

¿Transgresor o revolucionario? Como distopía futurista que retrata la soledad del individuo en un mundo plenamente tecnificado e interconectado, funciona bastante bien; como relato pseudofilosófico y sentimental, creo que no aporta nada que no hayan teorizado ya otros autores de ciencia-ficción literaria y cinematográfica… [leer crítica]

¿Votará Superman al partido republicano?

Los amigos de la fantástica web Sensacine han tenido a bien invitarme a celebrar su quinto cumpleaños disfrutando del preestreno de una de las películas sin duda más esperadas del año: El Hombre de Acero, nueva y loable intento de poner al día a uno de los superhéroes más populares e icónicos del siglo XX. Christopher Nolan, que ya resucitó para la gran pantalla al justiciero de Gotham con la Trilogía del Caballero Oscuro, produce y firma un guión que dirige Zack Snyder y que cuenta con un reparto de campanillas –Henry Cavill, Amy Adams, Michael Shannon, Kevin Costner, Russell Crowe, Diane Lane, Laurence Fishburne– pero que, a pesar de sus innegables logros técnicos, se convierte en un inesperado alegato del modo de vida más tradicional y conservador americano… [leer crítica]