Pesadilla para un rico

Pues qué queréis que os diga: la película más estimulante, vibrante, eficaz e ingeniosa de la temporada se queda, injustificadamente, fuera de las favoritas a los próximos premios Goya; qué rápido habría quitado yo a esos contemplativos artistas y sus modelos, o a esos polis hispalenses que hablan poco pero gritan mucho, para darle más oportunidades a esta sobresaliente ópera prima de Oriol Paulo, nuevo talento apadrinado por la productora firmante de El orfanato (J. A. Bayona, 2007) o Los ojos de Julia (Guillem Morales, 2009).

Y es que El cuerpo tiene todo lo que una buena película de cine negro necesita: un excelente guión, unos actores eficaces, una estupenda fotografía, potente banda sonora, soberbio montaje… Estos elementos son los que le han hecho ganarse el favor del público que -oh, milagro del cine español- la mantiene en cartel casi dos meses después de su estreno… [leer crítica]