“Díselo tú” y los Blogos de Oro

diselotu_albertoayllon_baidefeis
Rodaje de “Díselo tú” (abril 2009). Foto (C) Alberto Ayllón / Baidefeis Producciones.

Esta mañana he recibido con sorpresa una noticia del todo inesperada: Díselo tú, el corto que dirigí para Baidefeis Producciones con Carlos Hipólito, Raquel Escribano y Gonzalo Díaz-Romeral como protagonistas, es uno de los cinco finalistas en su categoría en los Blogos de Oro 2015.

Estos premios los organiza Cinedepatio.com, y son elegidos y otorgados por un considerable número de blogs de cine; en esta ocasión -y siendo tan sólo el segundo año que los convocan- , han sido 129 sitios web los que han participado en las votaciones para elegir, bajo su criterio, a lo mejor y lo peor del cine del pasado año a través de trece categorías. Durante una primera fase -recién finalizada- , los blogueros elegían libremente nombres y títulos para cada selección de largometrajes, mientras que para los cortometrajes había que elegir entre los dieciséis previamente inscritos en la web de Blogos de Oro.

blogui_final
‘Blogui’, el premio oficial de los Blogos de Oro, diseñado por Laura García y modelado en 3D por Wanderstudios.com.

Es curioso mi caso, y os aseguro que es del todo verídico: supe hace tiempo -a través de Cinedepatio.com– que se abría el plazo para registrar los cortos, y, dado que a diferencia de otros certámenes no se requería una fecha específica de producción, apunté Díselo tú. Luego, pasados unos meses, me enteré de que los blogs que no hubieran participado en la primera edición (2014) podían hacerlo ahora, y, al no tener otras novedades, decidí inscribirme como IsraCalzadoLopez.com, convencido de que la obra, seguramente, no había pasado la criba o que su ficha, sencillamente, se había traspapelado en el ir y venir de correos electrónicos. Lo que son las cosas: cuando el pasado mes de febrero se cerraros todos los plazos, supe entonces que efectivamente yo aparecía como jurado… y como cortometrajista.

Hablado este punto con la organización -siempre raudos y prestos para aclarar cualquier duda- , acordamos que, como bloguero, podría votar en todas las categorías de largometrajes, pero no en los cortos; hubiese sido del todo injusto ser juez y parte, y así procedí. Huelga decir que, ahora que comienza la segunda fase, el criterio será el mismo: votaré mis pelis, actores, guiones, músicas, etc favoritos en lo que a largos se refiere, pero obviamente me abstendré de tomar partido por ningún cortometraje. Ya es todo un honor estar entre esos cinco finalistas con un trabajo al que tengo mucho cariño, pero cuyo recorrido ya creía del todo amortizado. Y es que, no lo olvidemos, Díselo tú se estrenó hace casi cinco años…

Le deseo toda la suerte a Roberto Carrasco (Caramelo), Luis Mata (Máquinas), Álex Sereno (Macguffin) y Paco Torres (The Rattle of Benghazi), mis compañeros de nominación; os animo a que descubráis, si no lo habéis hecho aún, sus trabajos. Y, por supuesto, mi más sincero agradecimiento a los Blogos de Oro por permitirme participar en una iniciativa colectiva tan divertida y emocionante, cuyos ganadores conoceremos el próximo 29 de marzo a partir de las 17h en una gala on-line vía Twitter a través del hastag #BlogosDeOro.

¡Suerte a todos!

haz click aquí para ver la lista completa de finalistas a los blogos de oro 2015

The Versatile Blogger Award: ¡gracias!

En serio, que no creo que tenga tanto mérito lo que yo hago por aquí. Y habiendo gente que seguro que sabe mucho más que yo -sobre cine y sobre cualquier otro tema- , no puedo más que sentirme ciertamente honrado de que este pequeño blog tenga tan buena acogida.

cropped-manhattanSi el año pasado ya hubo quien me otorgó un Liebster Award y hace poco sobrepasaba las cincuenta mil visitas en IsraCalzadoLopez.com, ahora es la blogera Lucía M. Cabanelas quien ha decidido que debo recibir una nueva distinción, en este caso The Versatile Blogger Award, como uno de sus quince blogs de referencia. Muchísimas gracias, compañera; estas nominaciones, aunque puedan parecer meramente simbólicas, producen verdadera ilusión y entusiasmo, y lo acepto con toda gratitud y cariño.

Y como corresponde a todo premio de estas características, ahora debo yo cumplir una serie de pequeños requisitos. En este caso:

  • Mostrar el premio en el blog.
  • Anunciar el premio en una entrada y agradecer al blogger que realizó la nominación.
  • Nominar 15 blogs.
  • Enlazar a los blogs nominados y comunicarles la nominación.

Así que procedo, pues, a nominar a mis quince seleccionados. Como ya me pasara con el Liebster Award del año pasado, creo que lo más deportivo es que obvie otros blogs en los que colaboro directa o indirectamente, y, entendiendo como entonces tampoco puedo devolver la nominación a quien me nominó a mi, elijo -por orden alfabético- a:

Copiar y pegar: ¿el futuro del periodismo alcarreño?

El pasado fin de semana he vuelto a vivir otro episodio, digamos, amargo con unos compañeros de un medio de comunicación de Guadalajara. En este caso Guadaqué. Los nombro porque, antes que nada, quiero pedir disculpas si en medio del calentón del momento me pasé tres pueblos con mi comentario en Twitter –podéis juzgarlo vosotros mismos; está en el TL de mi cuenta y no tengo intención de eliminarlo- y, si he podido molestar u ofender a alguien, lo lamento de corazón.

Sin embargo, debo decir que, lamentablemente, no es mi primer enganchón de este tipo durante este año que ya está a punto de finalizar, pues ya son varios los casos con los que me he topado en los últimos meses en los que algunos medios de comunicación de Guadalajara ‘toman prestadas’ imágenes, textos y demás material de asociaciones culturales en las que colaboro, sin pedir permiso ni informar siquiera de su utilización, y luego querer  justificar esta práctica –a mi entender, a todas luces ilícita y de dudosa ética periodística- con argumentos como que “se nos hace publicidad gratuita” cuando no acusándome, directamente, de difamación, calumnias y no sé cuántas barbaridades más.

Lo que voy a escribir aquí igual a más de uno le parece muy duro. Para mí, particularmente, es doloroso. Cuestión de semántica o de percepción, según se mire. Sólo espero que me creáis cuando os digo que he reflexionado mucho cada palabra antes de ponerla aquí en negro sobre blanco.

Os pongo en antecedentes: el pasado viernes envié a socios de Baidefeis, amigos, colectivos y medios de comunicación un enlace al blog www.baidefeis.org –el cual gestiono personalmente- con la noticia del próximo estreno de los cortometrajes Cuerdas y A veces viene en los Multicines. Repito: un enlace al blog. No era un documento Word ni un PDF. No era, por tanto, una nota de prensa. El objeto de dicho comunicado era, por tanto, invitar a los destinatarios a tal evento, y no para su publicación expresa. Aun así, puede ser comprensible el malentendido, y vaya por delante que se agradece que se dé eco a una nueva iniciativa cultural pergeñada y organizada tras muchas semanas de intensivo trabajo.

Sin embargo lo que no llego a comprender es:

  1. Que se copie, literalmente y tal cual, el contenido –en este caso, un texto- alojado en un sitio web externo, en el que además se especifica explícitamente la prohibición de reproducir ni copiar nada sin autorización expresa de los autores –en este caso, la Asociación Cultural Baidefeis Producciones, y más concretamente, mi persona como webmaster del blog-. Pero no se trata de ponernos quisquillosos con un tema de permisos: si los compañeros se hubieran tomado la molestia de leer detenidamente el contenido del post, se habrían dado cuenta de que había párrafos cuyo sentido se desvirtuaba si se calcaba de manera literal. O no se percataron o, me temo, no lo leyeron antes. Luego, a posteriori -es decir, tras mi ¿desafortunado? tweet, modificaron el contenido de su post…
  2. Dicho artículo en el blog de Baidefeis –lo podéis leer en este enlace directo- viene ilustrado con un cartel que anuncia la actividad. Sin embargo, la noticia en Guadaqué –disponible aquí- va acompañada con un fotograma de Cuerdas. Si nadie les ha pasado esa imagen -y me consta que así es- , una de dos: o lo han bajado de mi blog personal, www.isracalzadolopez.com, o de la página Facebook de la película –la cual, por cierto, también gestiono- , únicos lugares donde hasta ahora estaba alojado dicho frame. ¿Han pedido a alguien permiso para descargar y utilizar esa imagen? No. Se me ocurre ahora, por cierto, una tercera posibilidad: que la hayan obtenido mutilando el cartel de la actividad. Cualquiera de estas opciones me produce pavor.
  3. No es difícil imaginar la cara que se le queda a uno cuando, de manera casual -por no decir accidental- , se encuentra con su texto y sus fotos en un medio de prensa que encima lo firma como ‘Redacción’. ¿Y aquella sana tradición, por no decir vergüenza torera, de citar a la fuente de la información? Al menos, se evitarían algunas susceptibilidades…
Varias historias.
Revistas en un quiosco de prensa. Foto realizada para el V Rally Fotográfico de la af/G. (C) Isra Calzado López

Conste que mi intención aquí no es dilapidar a Guadaqué, aunque superficialmente pueda parecer eso; como digo, esto es sólo un ejemplo de lo que me viene ocurriendo de un tiempo a esta parte. Pero a decir verdad, y siendo sicero, lo que me más sonrojo y tristeza me causa de todo este asunto es que este malrollismo se podía haber evitado con un correo electrónico o un simple whatsapp, máxime cuando nos conocemos desde hace ya bastantes años y la gente de la prensa de Guadalajara siempre hemos antepuesto el sentido del compañerismo por encima de las empresas. Desde que llegué al gremio en esta provincia hace ya más de una década, siempre se ha podido presumir de que todos los compañeros y compañeras hemos ayudado al de al lado cuando ha hecho falta, y nunca ha faltado quien, fuese del medio que fuese –escrito, radiofónico o televisivo- , nos facilitase ese corte de sonido que habíamos perdido, esas imágenes a las que no habíamos llegado o esa declaración importante en la que, mientras hablaba el político de turno, el micro no quiso funcionar. ¿Cómo hemos llegado a esta paupérrima situación? ¿Cuándo el copiar y pegar lo que hacen otros se ha antepuesto a cualquier otra consideración moral y profesional?

Mucho me temo que la crisis de los medios nos está volviendo idiotas, hasta el punto de tornarnos en absolutos buitres digitales capaces de coger cuanto pillamos por internet, morder al que levanta la voz -aunque lleve la legítima razón- , y si te he visto, no me acuerdo. Esa falsa leyenda, esa cruel falacia de que todo cuanto hay en la red es de dominio público se está instalando, me temo, en las redacciones y en los despachos…

No deja de ser tristemente irónico que los medios de comunicación sean cada vez menos comunicativos; que la cercanía de la que siempre han hecho gala hacia vecinos y asociaciones sea cada vez más un hermoso y añorado sueño del pasado; y que las exiguas plantillas y los pocos recursos sean el parapeto con el que justificar estas actitudes piratas. ¿Qué opinarían periodistas, jefes de redacción, reporteros, fotógrafos o la misma Asociación de la Prensa si yo mañana crease una web de información trufada de noticias, imágenes y fotos mangadas directamente de los medios digitales de Guadalajara? La pregunta es retórica; la respuesta es obvia.

Sentido común es lo único que pedía en Twitter el pasado sábado por la noche. Pero como dijo aquél, empieza a ser el menos común de los sentidos. Debo decir que por supuesto esto no se produce en todos los medios, ni mucho menos, pero no puedo evitar empezar a sentir cierto recelo y desconfianza hacia un sector que, hasta hace muy poco, era el mío propio. ¿Tanto nos cuesta hablar entre nosotros?

Juzgad vosotros mismos.