Regreso (tardío) a la ciudad del pecado

Secuela de una película de éxito, estimable reparto… y, sin embargo, un film que no encuentra distribución comercial en la cartelera española -ni en otros países- . ¿Cuáles son las causas? Objetivamente, podríamos afirmar que Robert Rodríguez ha dejado pasar demasiado tiempo -casi una década- para invitarnos a regresar a Sin City, pero tampoco se puede obviar que esta segunda entrega repite no sólo personajes, sino también algunas situaciones ya mostradas en la cinta anterior. Y, para volver a ver lo que ya conocemos, mejor quedarnos con el original… [leer crítica]

Ciudadano Tarantino

Tal día como hoy de hace veinte años veía por primera vez, en el fin de semana de su estreno en España, Pulp Fiction (1994), segundo y portentoso largometraje de un Quentin Tarantino que sorprendió y superó las expectativas creadas tras su ópera prima Reservoir Dogs (1992).

Con un ecléctico reparto –John Travolta, Bruce Willis, Uma Thurman, Samuel L. Jackson, Eric Stoltz, María de Medeiros, Rosanna Arquette, Harvey Keitel, Tim Roth, Amanda Plummer, Ving Rhames…- , una traviesa estructura narrativa y un look atípico de los bajos fondos de Los Angeles, este film, tan radicalmente diferente a lo que yo estaba acostumbrado a ver en mi adolescencia, me marcó y sin duda me cambió la forma de ver la vida a través del cine… [leer crítica]

Yippee-ki-yay!!!

Si en años anteriores, por estas fechas, os sugería títulos como Gremlins (Joe Dante, 1984) o El Día de la Bestia (Álex de la Iglesia, 1995), mi recomendación navideña de este año nos lleva esta vez hasta la planta 30 del edificio Nakatomi de Los Ángeles, donde un grupo de terroristas capitaneados por Alan Rickman retiene a numerosos rehenes en plena Nochebuena. Claro que no contaban con el bueno de John McLane, en su primera aparición cinematográfica bajo la piel de Bruce Willis.

Acción sin tregua y mucho, mucho humor se dan cita en este clásico palomitero y ochentero firmado por uno de los artesanos del oficio, el añorado John McTiernan[leer crítica]

Como un mal chiste

No tengo por costumbre escribir ni publicar nada acerca de películas cuyo estreno en salas o en formato doméstico tuvo lugar hace ya un tiempo considerable -salvo, obviamente, que estemos hablando de un Clásico del s. XX– ; pero en esta ocasión he querido saltarme esta pequeña norma autoimpuesta para lanzar una alerta roja.

Y es que si Los mercenarios (Sylvester Stallone, 2010) tenía su cierta gracia como homenaje al cine de acción y testosterona que tantos veranos de diversión dos dio durante los años ochenta y primeros noventa del pasado siglo, esta secuela dirigida por Simon West resulta ser tremendamente insulsa, ineficaz, aburrida y, lo que es peor, provoca cierto sonrojo ver a tal cantidad de abueletes musculosos embrutecidos como si no hubiera pasado el tiempo, cuando las arrugas y el bótox no hacen sino subrayar lo contrario…

Con mayor presencia de Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis -intercambiando frases míticas del género metidas con calzador- y la colaboración del ‘lobo solitario’ Chuck Norris, la banda de Stallone, Jason Statham y Dolph Lundgren se las tendrán que ver nada menos que con Jean-Claude Van Damme. Ver para creer. [leer crítica]