David Lynch, más allá del cine

LYNCH400Creador total, renacentista de vanguardia, autor inquieto, iconoclasta y polifacético: son solo algunas de las muchas virtudes que se le suelen atribuir a una personalidad tan arrolladoramente introvertida y particular (y que, a la vez, acumula cientos de miles de seguidores en todo el mundo) como la de David Keith Lynch.

Siendo honestos, debo confesar que el creador de ‘Twin Peaks’ nunca ha sido santo de mi devoción -apenas habré visto un puñado de sus trabajos, de los que me quedo con ‘El hombre elefante’ (1980)- : pero no se le puede negar su eclecticismo polifacético, ya que Lynch también se ha labrado una carrera como fotógrafo, pintor, músico, gurú de internet o estudioso de la automeditación, entre otros muchos aspectos que podéis descubrir en este especial en eCartelera.com.

Como el cuñado de Rocky

Paulie, el cuñado de Rocky Balboa, era un tío de buen corazón pero pesado y cansino a más no poder. Igual es Dune, la extraña y ambivalente space opera que David Lynch: estoy seguro de que el director de El hombre elefante (1980) buscaba transmitir cierta épica entre la mística futurista y la tragedia clásica, pero el resultado final -al menos, el de su versión comercial estrenada en cines, pues existen otros tres montajes alternativos más, a cada cual más extenso- es tan plomizo, tan coñazo, tan cutre -¡vaya FX!- que poco o nada nos importa la revolución arriacense de Kyle MachLachlan y sus acólitos -un impresionante cast tremendamente desaprovechado- … [leer más]