Falto de carácter

Sinceramente: ni Alejandro Amenábar era un genio indiscutible cuando todos le aplaudían su primeras -y, por otro lado, magníficas- películas ni ahora es un pufo de cuidado. Y Regresión (2015), su última obra, objetivamente no tiene un solo fallo desde el punto de vista formal. Entonces, ¿qué es lo que no encaja? Pues que su excesiva frialdad y su evidente pragmatismo no deja lugar a todo aquello que hace orgánico al cine: pasión, audacia, chispa, inspiración… llamadlo equis. [leer crítica en Cultura En Guada]

Retales de una vida

Aunque llego con cierto retraso, al fin he podido ver este Boyhood (2014) -aún en cartelera en algunas salas- con la que reivindico, en voz alta y sin rubor, el próximo Oscar al Mejor Director para Richard Linklater. ¿Qué menos para un tío que ha sido capaz de implicar a todo un equipo técnico y artístico para llevar a cabo un rodaje intermitente de ¡doce años! para ilustrar, con inusitada verosimilitud, las etapas de crecimiento y madurez de un crío desde que tiene seis años hasta que cumple los dieciocho? [leer crítica]

Una vez al año, no hace daño

Una noche al año, cual macabra celebración navideña, las fuerzas policiales se quedan de brazos cruzados y todos los ciudadanos pueden comer impunemente cuantas tropelías, asesinatos, venganzas y crímenes se les antoje. Vamos, que ya te puede tener puteado el jefe o estar hasta el gorro del imbécil de tu vecino que te puedes tomar justa venganza en la fecha de marras…

Esta es la propuesta que se desarrolla en un futuro no muy lejano y que nos propone The Purge. La noche de las bestias (James DeMonaco, 2013). Una potente idea no exenta de posibilidades… pero que se diluye en un extraño cuento distópico cuyo indudable potencial no termina de eclosionar. El polifacético Ethan Hawke y la cada vez más consolidada Lena Headey encabezan el reparto… [leer más]

Breve encuentro

El reciente estreno de la sobresaliente Antes del anochecer (Richard Linklater, 2013) me ha hecho retroceder en el tiempo hasta el año 1995, cuando el director juntó por vez primera y de manera casual a Julie Delpy y a Ethan Hawke en un tren con destino a París.

Antes de amanecer es, sin duda, todo un clásico del s. XX, no solo por hacer justicia a la mal llamada generación X -jóvenes mucho más preparados y menos pasotas de lo que se nos quería hacer creer desde algunos sectores bastante carcas- , sino por demostrar que el amor romántico y sincero aún podían ser posibles a finales de siglo. Soberbios diálogos, excelentes interpretaciones y una puesta en escena tan sutil como elegante dieron pie no solo a esta maravillosa cinta, sino a todo un experimento sociológico y cinematográfico que nos permite reencontrarnos con nuestra pareja favorita cada nueve años… [leer más]