Un Hitchcock desafinado

Grand Piano (2013) parte de un planteamiento y posee ingredientes que habrían hecho las delicias del mismísimo Alfred Hitchcock. Lástima que Eugenio Mira parece estar más interesado en hacer avanzar la acción a través de virtuosos movimientos de cámara que de las motivaciones de los personajes y de una lógica de guion que a veces cae en detalles de dudosa verosimilitud. Entretiene, pero no aporta nada nuevo… [leer crítica]