Mi blog en 2016: A mis visitantes les gustan los clásicos

La pandilla, revisando las estadísticas del blog.

Tras el resumen con lo más destacable de 2016 en cine, teatro, televisión y cortometrajes, es momento ahora de dar una vueltecita por las estadísticas de este pequeña y humilde web personal, desde donde comparto con todo el mundo tanto mis trabajos audiovisuales y fotográficos como críticas cinematográficas y diversos artículos, casi siempre relacionados con la séptima de las artes.

Tiene tan poco recorrido este blog -al menos, no lo mantengo con la intención de recibir millones de visitas- que me sigue sorprendiendo que el post dedicado a la Trilogía del Caballero Oscuro de Nolan, y que publiqué hace más de cuatro años coincidiendo con el estreno de la última cinta protagonizada por Christian Bale, no solo dispare las cifras cada vez que se repone una peli del hombre murciélago en la tele; es que, solamente en 2016, ha sido clicado nada menos que 26.210 veces, lo que lo convierte no solo en mi publicación más exitosa de todos los tiempos, sino que, sin pretenderlo, se ha colocado en la primera referencia en Google.

Los artículos clásicos siguen siendo los que más curiosean mis followers -habituales y ocasionales- ; ‘Guía para no perderse por el planeta de los simios’ (3.139 visitas), ‘Rocky: 1976-2006’ (690), ‘Del octavo pasajero a la resurrección imposible’ (605), ‘Los Goonies’ (261), ‘Indiana Jones: el último gran héroe clásico’ (158)… por ahí se nos cuela mi página de inicio (882), lo que me indica que la mayoría de artículos se indexan desde diversos buscadores. Hay que bajar a la undécima posición para encontrar un post de este 2016, aquella encuesta en busca de los mejores cortos del s.XXI que, a pesar de recibir 143 visitas, apenas tuvo participación activa. Le siguen: ‘Valdeluz, los trolls y el bibliotecario’ (139), mi muy subjetivo balance final del FESCIGU 2016 (126), mi crítica de la temible ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’ (112) y mi valoración sobre la Semana Nacional de la Fotografía en Guadalajara (93).

¿Qué será lo más visto y leído en este sitio durante 2017? Dentro de un año, día arriba, día abajo, saldremos de dudas.

2016: La pequeña pantalla ganó a los puntos

Toca hacer balance del año de cine que se acaba de ir, y me resulta un poco complicado: y es que, a estas alturas, aún no he podido ver algunos de los que dicen son títulos imprescindibles de 2016, tales como ‘Tarde para la ira’ (Raúl Arévalo), ‘Que Dios nos perdone’ (Rodrigo Sorogoyen), ‘Un monstruo viene a verme’ (J.A. Bayona) o ‘La llegada’ (Denis Villeneuve). Sí, podéis ponerme todas las faltas que consideréis oportunas: quizá, por estas y otras ausencias, tengo la impresión de que la cosecha de los últimos doce meses ha sido tirando a flojita, con apenas un par de títulos sobresalientes -no necesariamente magistrales- , alguna que otra propuesta tirando a notable, pero mucha, mucha morralla.

SPOTLIGHT cartelCreo que debo ser de los pocos que aplaudió el triunfo de ‘Spotlight’ (Thomas McCarthy) por encima de la interesante pero sobrevaloradísima ‘El renacido’ (Alejandro González Iñárritu) en la pasada edición de los Oscar. También me gustaron mucho las múltiples lecturas de ‘La habitación’ (Lenny Abrahamson), mucho más interesante bajo su falsa apariencia de thriller psicológico, y el demoledor descaro de la rompedora ‘Deadpool’ (Tim Miller). ‘Rogue One: Una historia de Star Wars’ (Gareth Edwards), ‘Money Monster’ (Jodie Foster), ‘El libro de la selva’ (Jon Favreau) y ‘Peter y el dragón’ (David Lowery) también me han gustado bastante, y eso que a priori tenía mis reservas con estos títulos. En cuanto a cine español, destaco ‘1898: Los últimos de Filipinas’ (Salvador Calvo), ‘Gernika’ (Koldo Serra), ‘Julieta’ (Pedro Almodóvar) y ‘Las lágrimas de África’ (Amparo Climent); estas tres últimas merecían mejor suerte en taquilla. Aplaudo la frescura de ‘Kiki, el amor se hace’ (Paco León) y la estupenda factura de ‘Cien años de perdón’ (Daniel Calparsoro); y creo que ‘Nuestros amantes’ (Miguel Ángel Lamata), ‘Embarazados’ (Juana Macías) y ‘Tenemos que hablar’ (David Serrano) son tragicomedias sentimentales que funcionan, entretienen y dan lo que prometen, ni más, ni menos.

Pero para mí 2016 será el año de las grandes decepciones: ‘Los odiosos ocho’ (Quentin Tarantino) o la ya mencionada ‘El renacido’ son más que aceptables, pero no las obras maestras que nos han querido vender -a la primera, le acharco que es un remake encubierto de ‘Reservoir Dogs’; a la segunda, que le sobra como poco tres cuartos de hora- ; pero si había gente de la que me esperaba más, mucho más, esos eran Steven Spielberg (‘Mi amigo el gigante’), Imanol Uribe (‘Lejos del mar’), Zack Snyder (‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’), Clint Eastwood (‘Sully’), Tim Burton (‘El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares’) o Bryan Singer (‘X-Men: Apocalipsis’). Pero el Premio Truñaco del Año se lo lleva la infumable ‘Cell’ (Todd Williams), un despropósito sin parangón, seguido muy de cerca por ‘El secreto de una obsesión’ (Billy Ray), remake infumable de aquella maravillosa, melancólica y desgarradora ‘El secreto de sus ojos’ que le hizo ganar un merecido Oscar a Juan José Campanella, o la estúpida e innecesaria ‘Independence Day: Contraataque’, es decir, Roland Emmerich intentando sin éxito reeditar el taquillazo de hace veinte años fotocopiando al original.

Mundo corto.

fescigu_axier_web
Axier Salazar, director de ‘Dantzariak’, en el FESCIGU 2016.

De entre todos los cortometrajes producidos y estrenados en 2016, esa maravilla de animación de Pixar llamada ‘Piper’ (Alan Barillaro) es, a mi juicio, el título más sobresaliente del año; tal es su perfección técnica que, sin pretenderlo, restaba méritos al largometraje que precedía en salas, ‘Buscando a Dory’ (Andrew Stanton & Angus MacLane). Algunas de las mejores obras del año pasaron, como casi siempre, por el FESCIGU: ahí estuvieron la muy valiente ‘Dantzariak’ (Axier Salazar), la premiadísima ‘Timecode’ (Juanjo Giménez) y el sobresaliente documental de Carlos Caro ‘Sheroes’. ‘Cenizo’ (Jon Mikel Caballero), ‘Sputnik’ (Vicente Bonet) y ‘Aitor’, de mi colega David Corroto, son otros títulos muy a tener en cuenta si os los encontráis en algún festival. Y si de fan-films hablamos, no dejéis de ver dos títulos apasionantes que ofrecen un nuevo y original acercamiento a los orígenes de dos villanos tan icónicos como sus sagas: ‘Darth Maul: Apprentice’ (Shawn Bu) y ‘Severus Snape y los merodeadores’ (Justin Zagri).

TV delicatessen.

Stranger-Things.jpg
‘Stranger Things’.

No soy muy seriéfilo, pero para mí el estreno del año ha sido la fabulosa ‘Stranger Things’, cuya primera temporada nos ha conquistado a toda la generación Goonie y nos ha descubierto a toda una revelación, la jovencísima Millie Bobby Brown. En su segunda temporada, ‘El Ministerio del Tiempo’ ha perdido el factor sorpresa pero no su gran calidad y su capacidad de inventiva, y se asienta como la serie televisiva más original y creativa de la ficción catódica española. Y no somos pocos los que hemos disfrutado de ese breve pero intenso regreso a Stars Hollow con las inefables ‘Chicas Gilmore’ en esas cuatro estaciones rematadas con una revelación sorprendente e inesperada, pero en cierto modo bastante lógica con la naturaleza de las propias protagonistas. Acabo de empezar con la T1 de ‘Westworld’; ya os contaré.

Muchos kilates sobre las tablas.

cartel-morir-con-un-besoNo suelo hablar de teatro en este blog -craso error, lo admito-, pero no quiero cerrar este pequeño y particular balance sin hablar de los espectáculos con los que más he disfrutado desde el patio de butacas. ‘La cocina’, de Sergio Peris-Mencheta (Teatro Valle-Inclán, Madrid), es sin duda una de las propuestas más asombrosas e innovadoras que he visto no solo en este último año, sino en toda mi vida: tragicomedia en 360º con un extenso y maravilloso elenco -25 intérpretes y una puesta en escena simplemente genial- , que se vio ensombrecida por el inexplicable retraso en el pago de la nómina a sus actores. Igual de intenso, aunque con un estilo mucho más minimalista, fue el paso de ‘Reikiavik’ (Juan Mayorga) por el Buero Vallejo de Guadalajara; lástima que el público alcarreño apenas cubriera medio aforo de esta obra que en grandes capitales ha llegado a colgar el “no hay billetes”. Para echar unas risas, aún podéis acercaros por el madrileño Teatro Maravillas donde Carlos Hipólito, Natalia Millán, Armando del Río y Mapi Sagaseta debaten, con mucha ironía y sarcasmo, sobre ‘La mentira’ (Claudio Tolcachir) en las relaciones de pareja. Y no quiero olvidarme de dos magníficos montajes de pequeño formato: ‘Sole sola’ (Natalia Mateo), mordaz monólogo sobre las apariencias y las redes sociales que reposa íntegramente sobre los hombros de una única actriz -maravillosa Úrsula Gutiérrez- ; y ‘Morir con un beso’ (Jesús Asensi), adaptación del ‘Otelo’ de Shakespeare para dos actores y un músico impulsada por sus protagonistas, mis queridos amigos María Nieva y Jaime García Bonacho, actualmente de gira y que próximamente llegará al Teatro Moderno de Guadalajara.

A ver qué nos encontramos en 2017. Feliz año.

FESCIGU 2016 – Día 5: Agridulce apoteósis

pepe-viyuela-y-nos-1
La última foto del #FESCIGU2016, cómo no, con Mariam y el gran Pepe Viyuela.

El #FESCIGU2016 ha echado el telón. Han sido cinco intensísimos días de duro trabajo en maratonianas jornadas desde primera hora de la mañana -recibiendo a los coles que participaron en las sesiones de Infancine y Juvencine- hasta la medianoche, y eso contando solo las jornadas del Festival propiamente dicho. Y, si os soy sincero, mi íntimo y particular balance final no puede ser completamente satisfactorio. En un lado de la balanza debo poner a ese equipazo con el que he compartido cada minuto de nervios, tensiones, risas y quebraderos de cabeza; ya sé que lo políticamente correcto es no mencionar a nadie en particular porque se corre el riesgo de olvidarse de algún nombre, pero en esta ocasión me quiero saltar el protocolo para mandar un abrazo a tod@s pero muy especialmente a Pili Sancho y Vane López, con quienes he compartido la coordinación de las tareas de Producción, y a Rubén Madrid, mi compinche de entrevistas en photocall, así como a un excepcional ramillete de cortometrajistas que he tenido el placer de conocer -en este blog ya os he mencionado al realizador vasco Axier Salazar y a la actriz checa Rosali Malinská, pero no puedo olvidarme de los canarios Lamberto Guerra y Jonay Armas, con quienes he compartido mesa, mantel y muchas risas- y, por supuesto, los impagables momentos que nos ha regalado el gran Pepe Viyuela. Pero en el otro, la incómoda sensación de que seguimos derrochando esfuerzos y energías que a todos nos dejan exhaustos por pecar de falta de una mejor coordinación y comunicación dentro del equipo. Comprenderéis que no sea demasiado explícito a la hora de hablar de este aspecto -creo, sinceramente, que la ropa sucia debemos lavarla en privado- ; pero ya os anticipo que, tras las experiencias de los dos últimos años debo replantearme algunas cosas. Y hasta ahí podemos leer…

pilu-46
Vane (C) y Pili (D), el equipazo de producción del #FESCIGU2016, unas cracks. Foto (C) Pilu Cruz / Fescigu

En lo puramente cinéfilo y cinematográfico, decir que la brillante Gala de Clausura -donde sobresalió, como siempre, la sensacional Orquesta Joven y Orfeón Joaquín Turina con sus músicas y voces de cine- envolvió lujosamente un palmarés con el que no puedo estar más en desacuerdo. Y esto lo digo sin acritud ninguna, que las opiniones son muy respetables, pero considero que los cortos que finalmente coparon los premios -salvo los Requetecortos, de los cuales no opino porque no pude verlos- son muy notables, casi sobresalientes, pero ninguno redondo… el que más cerca ha estado ha sido -ya os lo dije- ‘Dantzariak’ de Salazar, pero los terribles fallos de raccord de ‘Timecode’ y el montaje algo confuso de ‘Down by love’ me llegó menos que, por ejemplo, la contundencia de ‘Los Angeles 1991’, la emoción sostenida de ‘Tándem’, la original propuesta de ‘Mariama’ o la reveladora inquietud de ‘Oasis’, cuatro trabajos que, para quien esto escribe, no deberían haberse ido del #FESCIGU2016 con las manos vacías. Al final, la cosa ha quedado tal que así:

  • Premio del Jurado – Mejor Corto Español: ‘Timecode’, de Juanjo Giménez.
  • Premio del Jurado – Mejor Corto Europeo: ‘Down by love’, de José Corral.
  • Premio de la Prensa: ‘Dantzariak’, de Axier Salazar.
  • Premio del Público: ‘The Postmodern Pioneer Plaque’, de Boris Kozlov.
  • Premio ONGs: ‘Automatic Fitness’, de Alejandra Tomei y Alberto Couceiro.
  • Primer Premio Requetecortos: ‘112’, de Wenceslao Scyzoryk.
  • Segundo Premio Requetecortos: ‘Recauchutados’, de Carlos Caro.

Aún con el ambiente del Festival en la retina, empieza a ser momento de hacer balance, aprender de los errores y poner la mirada -este año, entre interrogantes- hacia el FESCIGU 2017. Pero no adelantemos acontecimientos: hay mucho que reflexionar y que hablar, mucha tela que cortar. Lo que no quita para que me sienta orgulloso de lo que este equipo de fescigularis ha conseguido después de tantos meses de trabajo que han eclosionado en cinco sobresalientes días de película.

Abracigus y hasta pronto.

Ir a Previa / Día 1 / Día 2 / Día 3 / Día 4

FESCIGU 2016 – Día 4: ¿La suerte está echada?

El público volvió a acudir masivamente en la jornada del viernes, penúltima de esta 14ª edición del Festival de Cine Solidario de Guadalajara. Tradicionalmente, este día, tras las Galas de Clausura y Apertura, suele ser el que más espectadores congrega -la víspera del fin de semana ayuda mucho- , pero percibo este año más movimiento entre el Hall Solidario, las exposiciones y el patio de butacas.

coles5web
Intentando domar a los asistentes del último Infancine. Foto (C) Pilu Cruz / FESCIGU.

Antes, por la mañana, despedimos las sesiones con colegios por este año. Finalmente, las cifras de asistencia reales han sido bastante similares a las del FESCIGU 2015, pero las sensaciones son mucho más positivas: o el trabajo ha salido mejor o profes y alumnos no se han privado esta vez de darnos las gracias y agradecernos la organización del Festival en general y de esta iniciativa en particular

La presencia ayer de Rosalie Malinska -protagonista de ‘Lucie’, de la SOC- , recién llegada de Praga junto con su madre, me permitió chapurrear mi spikininglis algo oxidado por falta de uso mientras compartíamos mesa y mantel. La muchacha, a sus 18 añitos, parece abrumada por todo lo que está viendo y viviendo en nuestra ciudad. Es muy maja, pero que su progenitora me pregunte por Carlos Saura y ella no tenga ni pajolera idea de quién es ese señor, hace que me sienta muy mayor…

Me vais a disculpar si esta crónica no es excesivamente locuaz, pero después de cuatro días de certamen currando mañana, tarde y noche, el sábado uno se ve afectado por un notable bajón físico, con el cerebro embotado y agujetas en todo el cuerpo. Una resaca peligrosa, teniendo en cuenta que lo verdaderamente fuerte llega, precisamente, en apenas unas pocas horas…

El #FESCIGU2016 va consumiendo sus últimas horas, aunque aún no hay nada decidido: la gran fiesta final promete muchas sorpresas -que por supuesto, no desvelaré- en el escenario del Buero. Si podéis, no os lo perdáis.

Análisis de los cortos de la Sección Oficial (J.4):

‘BÉBÉS REQUINS’ / ‘BEBÉS TIBURÓN’, de Agathe Jobert.

Si ya comentaba la coincidencia de dos cintas con soc-tiburonesbebe-foto4.jpgsimilares planteamientos como ‘Engordando de forma saludable’ y ‘Zero’, algo parecido ocurre entre ‘La fiesta del arcoiris’ y ‘Bebés tiburón’: ambas retratan las inquietudes sociales y de aceptación de las adolescentes de hoy día. Es ésta, la cinta francesa, la que en este caso más me ha atrapado, gracias al sutil y detallado retrato que se nos va sugiriendo sobre las diferentes personalidades de las cuatro protagonistas, así como de las revelaciones y descubrimientos que desembocan en enfrentamientos y dramáticas decisiones. Una de esas películas que lo mejor que se puede decir de ella es que debería ser mostrada en colegios e institutos de todo el planeta.

‘CUENTA CON NOSOTROS’, de Pablo Vara.

Siempre he considerado la comedia como el género soc-cuentaconnosotros-foto1.jpgmás difícil para una película. La comedia ha de ser natural, fluida, espontánea –sujeta siempre, eso sí, a las guías de un buen libreto- , y en el momento en el que la risa es algo impostado se vuelve artificiosa y, lo que es peor, a veces hasta sonrojante. ‘Cuenta con nosotros’ podía haber sido un buen divertimento si a su esperpéntico planteamiento se le hubieran añadido toneladas de dosis críticas: el humor de brocha gorda a veces también funciona. El problema es que las desventuras de esta extraña pareja formada por David Pareja y Daniel Pérez Prada no tiene consistencia ni ritmo alguno y termina bordeando los límites de la broma de mal gusto, rematado con un epílogo que busca el esperpento a través de la repetición de gags. O eso, o es que yo no he sabido pillar el chiste.

‘TÁNDEM’, de Leandro Aalastuey.

B010_C005_1228VMEs habitual que en la Sección Oficial del FESCIGU siempre se cuele alguna obra de la prestigiosa ECAM, y ‘Tándem’ no es solo una magnífica carta de presentación sino que, además, preveo que cosechará no pocos aplausos si al final obtiene premio tanto aquí como en cualquier otro certamen. Tiene todo lo que se le puede pedir a una película a concurso en un Festival de Cine Solidario: un tema de lo más actual, tratado con naturalidad y sin estridencias; una pareja protagonista que enamora –perfecta química, desde el primer minuto, entre Zaida Fornieles y Juan Frendsa– ; un cuidado y mimo sorprendentes en todos los aspectos técnicos del film; y saber jugar perfectamente con disparidad de géneros, desde el romance más amable hasta la incertidumbre dramática. Seguro que no es una obra redonda, pero de todos los cortos a concurso, es la que más me ha conmovido.

‘LOS ANGELES 1991’, de Zac&Mac.

soc-losangeles1991-foto2.jpgOtros que no faltan nunca a la cita con el FESCIGU son el tándem artístico Bruno Zacarías y Miguel de Olaso, más conocidos por su marca Zac&Mac o Zacarías & Macgregor: con ’18 segundos’ se alzaron con el Primer Premio del Jurado 2008, ‘Uyuni’ (2009) y ‘Similo’ (2014) tampoco faltaron a la cita con el Festival de Cine Solidario de Guadalajara. ‘Los Angeles 1991’, rodado en la homónima capital californiana, es una obra impactante y sublime, un contundente bofetón a la sinrazón del odio racial y, a la vez, una pavorosa radiografía de los ancestrales odios sociales del ser humano en la era pre-11S. Y todo eso en tan solo diez minutos y sin diálogos –tan solo una voz en off- . No se puede decir más con menos.

‘TIMECODE’, de Juanjo Giménez.

soc-codigodetiempos-foto1.jpgLa moraleja de esta fábula laboral no podía ser más hermosa: ‘Timecode’ es un luminoso canto a la danza como forma de expresión de libertad y plenitud, más allá de nuestras grises vidas y de nuestros aburridos quehaceres diarios. Cierto que el final sorprende, que es fácil empatizar con los accidentales protagonistas de esta historia de amistad a turnos y que deja una sonrisilla en el espectador: pero sus criminales fallos de raccord –rara vez coincide el código de tiempo que introducen en el teclado con el que luego se ve en los monitores de la garita- le hacen perder muchos puntos, a menos a mi entender, de cara a una posible recompensa final en el palmarés. Y eso que viene avalada por un reciente –y muy comentado- premio en el Festival de Cannes.

‘LUCIE’, de Ran Li.

soc-lucie-foto3.jpgHay películas –largas y cortas- que arrancan y no se sabe muy bien a donde van. En el caso de los largometrajes, casi siempre se termina enderezando el rumbo –otra cosa es que el desarrollo y la conclusión sean o no acertados- , pero con los cortos uno tiene el evidente problema de la duración. Y esa es la gran losa de esta producción checa con directora de origen chino a los mandos: en ningún momento sabemos muy bien qué nos quiere contar y, sobre todo, no tiene ningún tipo de conclusión, todo acaba de manera abrupta y con múltiples cabos sueltos en la trama. Bueno, eso y algunos fallos de guion que nos sacan por completo de la película: ¿cómo puede la protagonista sacar la moto del cercado si hace unos segundos la hemos visto saltarlo para poder entrar? ¿Cómo regresará a su casa al final de la noche? ¿O es que a caso no lo hará? Uno no sabe si la tal Ran Li intenta aleccionar a los jóvenes o recrear algún confuso trauma autobiográfico, pero ‘Lucie’ es uno de esos cortos que emplea mucho tiempo para no contarte nada.

Ir a Previa / Día 1 / Día 2 / Día 3 / Día 5