El Corto de la Semana: “Nadie tiene la culpa”

Como bien sabéis, Aquel no era yo ha conseguido entrar en la finalísima de los premios Oscar de Hollywood. Aún habrá que esperar hasta el 2 de marzo para saber si consigue llevarse el reconocimiento como Mejor Cortometraje en Imagen Real, pero hoy, para celebrar esta nominación, recordamos el anterior trabajo de su director, Esteban Crespo: una pieza en las antípodas de Aquel… en la que retrata, con fina ironía y cruel humor, un momento de crisis en un matrimonio formado por Gustavo Salmerón y Pilar Castro.

El Corto de la Semana: “Aquel no era yo”

Por donde ha pasado, ha triunfado. Aquí pudimos verla hace unos meses en el X Festival de Cine Solidario de Guadalajara, donde se alzó, con todo merecimiento, con el Primer Premio del Jurado, y hace apenas unas horas ha cosechado el galardón máximo: el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción del pasado Año.

Aquel no era yo, de Esteban Crespo García, es un durísimo retrato sobre los niños soldado, uno de los aspectos más cruentos y terribles sobre cualquier guerra y que se hace especialmente virulento en el continente negro. Su larga duración, veinticuatro minutos, puede parecer un hándicap, pero no lo es. Se trata, en definitiva, de uno de los trabajos más redondos que haya visto en los últimos tiempos, y cada uno de sus fotogramas desprende mucho más cine que alguno de los nominadísimos y sobrevaloradísimos largometrajes de la pasada temporada.

Es, por méritos propios, el Corto de la Semana. [leer crónica del FESCIGU]

El Corto de la Semana: “Diez minutos”

Como ‘Corto de la Semana’ os quiero proponer una de los mejores trabajos de la última década: Diez minutos. Dirigido por Alberto Ruiz Rojo y protagonizado por Gustavo Salmerón y Eva Marciel, resulta ser un magistral ejercicio de ritmo, narrativa y dirección de actores.

Una pieza de factura impecable que, tras ganar el Primer Premio del Jurado del FESCIGU 2004, pocos meses después se alzaba con el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción con todo merecimiento. ¡No os lo perdáis!