¿Importa el color de la piel?

RAZAecarteleraLa nueva versión de Cuatro Fantásticos (Josh Trank, 2015) viene precedida de una mala fama que arrastra desde hace meses: desde unas pésimas críticas (que parecen corroborarse ahora que ha llegado a las salas) hasta multitud de trapos sucios que parecer estar aireándose desde el propio equipo técnico y artísitico de la película. Sin embargo, rompo una lanza en contra de una de las polémicas más absurdas surgidas en cuanto se conocieron los nombres de los actores que interpretarían a los superhéroes, en concreto la decisión de escoger a un actor afroamericano para ser la nueva Antorcha Humana. ¿De verdad el color de la piel es un factor determinante para considerar o no idóneo a un actor?

Para demostrar que dicha controversia no tiene base alguna (y menos todavía en una película fantástica), aquí tenéis, en eCartelera.com, otros personajes que cambiaron de raza a la hora de saltar a la pantalla y que no escandalizaron a nadie. Así que, si hay que dar cera a Cuatro fantásticos, que no sea por una razón más argumentada que la tez de Michael B. Jordan…

Incomprensible e inesperado despropósito

Ni las descafeinadas precuelas de Star Wars, ni la marciana cuarta entrega de Indiana Jones, ni siquiera el polémico final de la televisiva Perdidos: ninguna me ha desilusionado tanto tantísimo como la última, anhelada, esperadísima X-Men: Días del futuro pasado (Bryan Singer, 2014).

Y es que nada funciona como debiera en este incomprensible e inesperado despropósito, que más que atar cabos se pasa la continuidad con el resto de la serie por el arco del triunfo, plantea tramas inverosímiles y se queda en un mero fuego de artificio que entretiene, pero no divierte… [leer crítica]