Kirk

KIRK DOUGLAS -- Pictured: Actor Kirk Douglas -- Photo by: NBCU Photo BankHace año, cuando escribí un especial en eCartelera dedicado a Kirk Douglas, pensé que “ahora o nunca”: a los 99 años, quizá sería la última ocasión que tendría de rendirle un pequeño tributo en vida. Pero mira tú por donde que el hoyuelo más famoso de la Historia del Séptimo Arte ha llegado a ser centenario. Así que, de entrada, feliz cumpleaños, señor Douglas.

No quiero irme por las ramas con datos biográficos que cualquiera puede sacar de Google o Wikipedia, o repasando una filmografía al alcance de cualquiera en IMDB.  Pero sí que me gustaría compartir con vosotros algunos de los personajes y películas que más me han fascinado de este genial actor: desde aquel cínico Chuck Tatum de la imprescindible ‘El gran carnaval’ (Billy Wilder, 1951) -una cinta que todo periodista o aspirante a periodista debería ver, con cierta autocrítica, al menos una vez en la vida- hasta el descreído capitán Yelland de ‘El final de la cuenta atrás’ (Don Taylor, 1980), curioso y divertido juego de viajes en el tiempo con el ataque a Pearl Harbor como telón de fondo, pasando por el memorable coronel Dax de ‘Senderos de gloria’ (Stanley Kubrick, 1957) que en plena I Guerra Mundial se encontraba de bruces con el sinsentido de los mandos militares. Nunca hubo un aventurero de los mares tan carismático como su Ned Logan de ‘20.000 leguas de viaje submarino’ (Richard Fleischer, 1954), un Doc Holliday tan ambivalente como el que encarnó, junto a su gran amigo Burt Lancaster, en la mítica ‘Duelo de titanes’ (John Sturgess, 1957), un jefe más temible que su Einar de ‘Los vikingos’ (Fleischer, 1958) o un pistolero tan puramente cartoon como su ‘Cactus Jack’ (Hal Needham, 1979), film menor pero ciertamente entrañable.

espartacoPero si hay un personaje que siempre estará ligado a Douglas es el héroe revolucionario ‘Espartaco’ (Kubrick, 1960), proyecto que fue un empeño personal del actor -también productor de la cinta- y del que cuenta mil y una experiencias, en primera persona, en un libro imprescindible, ‘Yo soy Espartaco’, una autobiografía publicada hace apenas tres años en la que desgrana multitud de detalles alrededor y en la trastienda del film: desde la sustitución de Anthony Mann en la silla de director hasta el fichaje del guionista Dalton Trumbo, uno de los muchos apestados por Hollywood tras ser incluido en la nefasta lista negra mccarthiana, así como un imprescindible capítulo dedicado al rodaje en España y a los regates que hubo que hacer con el gobierno franquista.

Hace ya casi una década que Douglas vive retirado del mundo del espectáculo, y mucho más de sus mejores trabajos. Aunque solo sea por la efímera excusa de su centenario, no dejemos de revisar algunas de estas y otras grandes obras del que, probablemente -y con permiso de Clint Eastwood y Robert Redford- , sea el último gran galán vivo de aquel añorado Hollywood de la Edad Dorada.

Anton Yelchin y otras estrellas (demasiado) fugaces

chekov_pb03.jpgAyer a estas horas conocía la noticia: el joven actor Anton Yelchin, conocido por su papel de Pavel Chekov en la reiniciada saga de ‘Star Trek’, había fallecido en un extraño accidente -aun todavía por esclarecer- con su propio coche. A sus 27 años, este intérprete se unía al terrible club de las celebridades de Hollywood que nos dejaba sin haber cumplido los treinta, una lista en la que encontramos nombres tan ilustres como los de James Dean, River Phoenix o Heath Ledger, entre otros.

Como homenaje y también como recuerdo, he preparado este reportaje especial para eCartelera.

Angelina Jolie, mucho más que una cara bonita

ANGELINAacnurQuizá no sea la mejor actriz de su generación, lo cual no significa que sea (¡ni mucho menos!) una mala intérprete. Quizá tampoco haya demostrado un talento especialmente sobresaliente detrás de las cámaras, en los cuatro trabajos que hasta la fecha ha dirigido. Y puede que su desbordante belleza y su muy mediático matrimonio con otro guaperas de Hollywood como es Brad Pitt haya sido la envidia de muchos y carne de paparazzi para demasiados.

Pero todo eso queda en un segundo plano cuando uno descubre la sensibilidad y el arrojo de esta mujer que hace quince años tomó la determinación de convertirse en embajadora de buena voluntad de Naciones Unidas y para conocer de primera mano, y denunciar ante la opinión pública, las situaciones de las que ha sido testigo en las zonas bélicas más calientes de todo el planeta.

Estos y otros aspectos son los que destaco en este pequeño retrato robot, en nueve pinceladas, sobre Angelina Jolie publicado en eCartelera.com.