El despertar de la fuerza

Permitidme este pequeño momento de delirio friki: si hace unos meses comentaba aquélla famosa primera foto del equipo artistico, hoy ya tenemos primer teaser oficial de la nueva entrega de Star Wars que dirige J.J. Abrams y cuyo estreno se espera (con impaciencia) para el 18 de diciembre de 2015.

A destacar las fugaces apariciones de tres de los nuevos fichajes –John Boyega, embutido en una armadura imperial; Daisy Ridley, a lomos de un artefacto volador; y Oscar Isaac, pilotando un caza Ala-X- , el reencuentro con el mítico Halcón Milenario y unos pocos compases del inmortal score de John Williams.

No lo he podido evitar, es mi debilidad.

Que lo disfrutéis.

Hermanos de sangre

Coincidiendo con el 70º aniversario del Día-D -desembarco de Normandía, 6 de junio de 1944- , no os puedo recomendar mejor clásico del s. XX que esta magnífica obra maestra dirigida en 1998 por Steven Spielberg: Salvar al soldado Ryan, película dura, cruenta y sin concesiones, que rinde honor y tributo a quienes participaron en la madre de todas las guerras pero a la vez desmitifica el tratamiento que el cine había dado hasta entonces al género bélico.

Spielberg volvió a rodearse de sus habituales colaboradores –John Williams, Janusz Kaminski, Michael Kahn– , fichó un reparto de lo más competente –Tom Hanks, Tom Sizemore, Paul Giamatti, Ted Danson– y dio la alternativa a un grupo de jóvenes intérpretes casi desconocidos o prácticamente debutantes –Edward Burns, Matt Damon, Vin Diesel, Jeremy Davies, Giovanni Ribisi, Barry Pepper, Adam Goldberg, Nathan Fillion– para enfrentarlos al horror de la batalla… [leer más]

#AporelOscar

“Se despertó, y un torrente de confusas sensaciones invadió rápidamente su cuerpo. Euforia. Agotamiento. Alegría. Nervios. Se prometió a sí mismo que no se pellizcaría, pero por un instante no pudo evitar pensar: ¿y si todo ha sido un sueño? Por suerte, ahí estaba la prensa, las redes sociales, las llamadas perdidas y los innumerables mensajes, escritos y de voz, que se agolpaban, esperando pacientemente turno, en su teléfono móvil, para certificar que no había sido un sueño. Que había ocurrido. Que un pasaporte le esperaba para llevarle nada menos que a Hollywood…”

cabecera_oscar_ANEYEste podría ser el comienzo de un relato imaginado, pero así es como me imagino que pueden haber transcurrido las últimas horas en la vida de Esteban Crespo García, un director y guionista madrileño que, para sorpresa de muchos –no para los que venimos siguiendo su trayectoria desde hace tiempo- , ha pasado de ser un completo desconocido a convertirse en un nombre familiar. Lo mismo ocurre con su obra Aquel no era yo, un magnífico cortometraje que, tras cosechar cientos de galardones y reconocimientos –entre ellos, el Primer Premio del FESCIGU 2012 y el Goya en 2013– , ha conseguido meterse entre los cinco candidatos a la gran quimera, el premio gordo, la preciada estatuilla: el Oscar. Y precisamente con el hastag #AporelOscar, Esteban y parte de su equipo comenzarán desde ya la intensiva campaña para difundir, aún más si cabe, su excelente trabajo, incluso viajando en breves fechas a Los Ángeles (California, USA), para que en la madrugada el 1 al 2 de marzo (hora española) ningún miembro de la Academia de Cine norteamericano tuerza el gesto cuando oiga el título, traducido al anglosajón, de That wasn’t me. Será duro: enfrente tendrá trabajos procedentes de Francia, Dinamarca, Finlandia y la que creo que puede ser su máxima competidora, The Voorman Problem (Gran Bretaña), que cuenta con la ventaja no sólo del idioma, sino de tener en su elenco a dos actores ya conocidos en la industria como son Martin Freeman y Tom Hollander. Al menos, podemos dar por hecho que nuestros embajadores –Antonio Banderas, Pedro Almodóvar, Javier Bardem, Penélope Cruz…- harán buena campaña a favor de esta soberbia obra cinematográfica de casi veinticinco minutos de duración.

Dejando a un lado –al menos momentáneamente- el alegrón y las merecidas felicitaciones para el bueno de Esteban y todo su equipo, hablemos un poco del resto de nominados. Ya todos sabréis que La gran estafa americana (David O. Russell, 2013) y Gravity (Alfonso Cuarón, 2013) son, por número de candidaturas -diez para cada una- , las dos principales favoritas, seguida de 12 años de esclavitud (Steve McQueen, 2013), con nueve. También que Meryl Streep, con Agosto (John Wells, 2013) alcanza su 18ª nominación… claro que esa cifra parece pecata minuta si la comparamos con las cuarenta y nueve veces que el maestro John Williams ha sido llamado al Kodak Theatre, en esta ocasión por La ladrona de libros (Brian Percival, 2013). Y también, no lo olvidemos, que si Frozen (Chris Buck & Jennifer Lee, 2013) se alza con el premio a Mejor Largometraje de Animación, en algo habrá tenido que ver otro español -y alcarreño, para más señas- , Juan Solís… Pero en vez de soltar la chapa aquí, en crudo, mejor planteo una serie de interrogantes que quizás también vosotros os habéis preguntado tras conocer la lista completa…

¿Por qué ese empeño de tener nueve candidatas a Mejor Película cuando en el resto de categorías son muchas menos? Se producen así situaciones un tanto hilarantes: no va a ocurrir, pero Her (Spike Jonze, 2013) podría llevarse la perra gorda sin tener candidatos de dirección o interpretación…

¿Por qué la categoría de Maquillaje y Peluquería sólo cuenta con tres nominados? Agravio comparativo para con este departamento…

¿Por qué algunos nombres que parecían cantados hasta hace bien poco se han quedado fuera? Caso de Paul Greengrass y Tom Hanks (Capitán Phillips), Idris Elba (Mandela: del mito al hombre), Forest Whitaker y Oprah Winfrey (El mayordomo) o Daniel Brühl (Rush).

¿Por qué se han olvidado de títulos tan interesantes como Cruce de caminos (Derek Cianfrance, 2012) o Antes del anochecer (Richard Linklater, 2013)? Y hablando de ésta, ¿alguien me puede explicar su candidatura a Mejor Guión… Adaptado?

Y, por último, y por la parte que más de cerca nos toca: ¿por qué algunas de las grandes candidatas de este año aún no han sido estrenadas en España? La gran estafa americana llegará el próximo 31 de enero; en febrero lo harán Nebraska (Alexander Payne, 2013) –día 7- , Philomena (Stephen Frears, 2013) -día 21- y Her –día 28- ; y nada menos que hasta el 14 de marzo habrá que esperar para poder ver Dallas Buyers Club (Jean-Marc Vallée, 2013). No me malinterpretéis, pero no seré yo quien se escandalice si el día de mañana estas películas apenas tienen respuesta en nuestra taquilla. Y a buen entendedor…

Despido esta breve previa sobre los Oscar con el tema principal de Mandela: del mito al hombre (Justin Chadwick, 2013), segunda oportunidad para los irlandeses U2 de llevarse el codiciado premio tras el varapalo que supuso perderlo, para asombro de propios y extraños, hace ahora once años y nada menos que frente al olvidado Eminem…

¡Salgan todos del agua!

A pocas horas de la llegada oficial del otoño, me gustarían despedir la temporada estival 2013 con la película por antonomasia del verano -y que año tras año vuelvo a ver y disfrutar como el primer día- : Tiburón (1975), la obra maestra de Steven Spielberg con un temible escualo aterrorizando a bañistas y visitantes de la ficticia isla de Amity. Un reparto genial –Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss, Lorraine Gary, Murray Hamilton– , una puesta en escena revolucionaria, un ritmo endiablado, una música icónica -como siempre, a cargo del maestro John Williams– y una atmósfera opresiva y a la vez naturalista para una producción que pudo ser un auténtico desastre… pero que se convirtió en una película memorable. [leer más]