Valdeluz, los trolls y el bibliotecario

Son casi cinco años los que llevo viviendo en Valdeluz -ya sabéis, lo que iba a ser Avelandia al lado de Guadalajara capital- , y en este tiempo he conocido de todo: familias de “lote completo” (niños, perros y monovolumen), frikis de los juegos de mesa, pequeños empresarios que nos ofrecen múltiples servicios -desde pizzas y pollos a domicilio hasta todo tipo de artículos de moda y regalos- y algún qué otro aficionado al Séptimo Arte de los que, con más paciencia que éxito, acude viernes sí, viernes no, a ese modesto cineclub que no termina de arrancar y que bautizamos, en una estrambótica pirueta, como ‘Guapo Heredero’ por aquella película que Alfredo Landa protagonizó hace ya varias décadas -en pleno landismo– y que se rodó por estos parajes.

Cuando llegué en 2011, decían que esto era la ciudad fantasma -un sambenito del que aún hoy cuesta desprenderse por culpa de algunos esqueléticos edificios y del tristemente abandonado colegio- , y mi mente loca jugueteaba con la idea de rodar algún día algún cortometraje Serie B pretendidamente nefasto y cutre con muertos vivientes a lo ‘Walking Dead’. No pensaba yo que, en realidad, Valdeluz y Yebes albergaba a un nutrido -no muy numeroso, pero increíblemente endogámico- grupo de trolls sin más oficio ni beneficio que insultar, menospreciar y difamar a algunos de sus vecinos a través de las redes sociales, y aportando nada y menos a esta joven y próspera comunidad.

alvaro_yebes
Álvaro, presentando el Festival de Primavera 2016. Foto (C) Mausba Foto / Ayuntamiento de Yebes.

No voy a dedicarles más que estas siete líneas, porque en realidad el protagonista de este post es otro. Y es que, en el extremo opuesto de quienes torpedean, protestan y se lamentan por lo mal que lo hacen otros, tenemos nuestra biblioteca y nuestro bibliotecario, Álvaro Pérez, un chaval que llegó hace unos años a poco más que una caseta prefabricada como lugar de trabajo y que, en menos de un lustro, nos ha colocado en la pole position regional con el premio recientemente obtenido como Biblioteca del Año en Castilla-La Mancha. Con su simpatía natural y su entusiasmo a la hora de afrontar cuantas ideas se le pasan por la cabeza, Álvaro ha organizado un número incontable de actividades para niños y adultos, ha logrado dinamizar y fomentar la afición a la lectura y a los libros y que casi el cincuenta por ciento del censo municipal sean no solo socios, sino usuarios habituales de las instalaciones -tanto en Valdeluz como en Yebes pueblo- . Todo esto, claro, gracias también al apoyo del Consistorio: ya se sabe que, por mucho empeño e ilusión que ponga uno, si las administraciones te dan la espalda -seguramente porque sean incapaces de ver más allá si no hay rendimientos económicos a corto plazo- , poco o nada se puede hacer.

Y como si de un retorcido chiste o una ironía del destino se tratara, resulta que este importante reconocimiento llega dos días después de que Álvaro -¡quién si no!- sorprendiera a pequeños y mayores con un ingenioso pasaje del terror bibliotecario protagonizado por un infectado Don Quijote. Álvaro, nuestro Álvaro, representa todo lo bueno y lo mejor de eso que etiquetaron como Espíritu Valdeluz: ingenio, inventiva, camaradería, hospitalidad y dedicación, valores con los que ha convertido a nuestra pequeña (hoy en instalaciones ampliadas) pero coqueta biblioteca en un verdadero oasis de cultura y de convivencia. Hechos son amores y no buenas razones; de corazón espero que se quede con nosotros muchos, muchos años.

Como Walt Disney

Llevo varios días dándole vueltas a una fecha y a si debería escribir primero y compartir después ciertas reflexiones que se golpean en mi cabeza. Como suele suceder en estos casos, he decidido que sí, que me voy a sentar delante del ordenador a intentar darles orden y, sobre todo, acallarlas así de mi mente. Lo de hacerlas públicas… bueno, ya veremos.

X ANIVERSARIO BAIDEFEIS cartel web
Cartel del X Aniversario de Baidefeis celebrado el 26/02/2011.

Un día como hoy pero de hace cinco años se celebraba una gran fiesta –o al menos, eso se pretendía- en el Teatro Buero Vallejo de Guadalajara. Después de varios meses de trabajo, preparativos y muchos nervios, nos agarrábamos los machos, tragábamos saliva y dábamos claquetazo inicial a la Gala X Aniversario de Baidefeis con el imponente auditorio como escenario y con más de medio aforo (largo) como testigo –hablamos de más de medio millar de personas- , expectante ante lo que nos traíamos entre manos. Música en directo, proyección de audiovisuales, algo de teatrillo –a lo largo de la velada “representábamos” todas las fases de un corto- y el estreno oficial de ‘Alzheimer (Vivir una vida para olvidarla)’ como colofón a una celebración que había arrancado a primera hora de aquella misma tarde, en la Sala Tragaluz, con un maratón de cortos producidos por nuestra asociación.

Estábamos en la cresta de la ola. Pero, como ya comenté en otro post cuando anuncié que no iba a continuar ejerciendo de presidente de la asociación, creo que aquella celebración marcó, a la larga, un antes y un después para Baidefeis. ¿Equivocado? Puede. ¿Me arrepiento? No. Entre 2011 y 2014 también se hicieron cosas chulas: entre otras, las proyecciones ‘Los cortos son para el verano’, un par de concursos ‘BAIDExpress’, el curso de guion cinematográfico –en colaboración con la Agrupación Fotográfica de Guadalajara- que impartió la ganadora de un Goya Clara Pérez Escrivá, el cine-fórum sobre el Alzheimer organizado junto con el Cineclub Alcarreño y en el que estuvo presente Manuel Cristóbal –productor del prestigioso largometraje ‘Arrugas’ (Ignacio Ferreras)- o el estreno oficial conjunto de los cortometrajes ‘A veces viene’ (Félix Llorente) y ‘Cuerdas’ (Pedro Solís), de los que me siento, perdonad el descaro, un poquito padrino.

Estreno Cuerdas y A veces viene -108
12/12/2013, doble estreno en Multicines y último acto que presidí en Baidefeis.

Han pasado poco más de dos años desde que dejé la presidencia y la participación activa -aunque, como dije en su momento, quien en algún momento requiera de mi colaboración, ahí me tendrá- . ¿Qué ha sucedido en estos veinticinco meses? Sin apenas socios ni actividad, Baidefeis permanece en un extraño limbo, sin movimiento, pero sin llegar a desaparecer del todo. No voy a colgarme medallas que no me corresponden: muchas de las cosas que se hicieron tras el décimo aniversario fueron por iniciativa de otros socios, siendo yo tan solo un activo igual de válido que cualquier otro miembro de Baidefeis. Pero si de un tiempo a esta parte uno o varios proyectos han pinchado antes de ver la luz o a mitad de recorrido ha sido por multitud de razones: algunos quizá por falta de previsión, otros por hechos totalmente imprevisibles. Al fin y al cabo, esta asociación cultural siempre la hemos formado personas de toda índole y nunca hemos sido infalibles –ni lo hemos pretendido, aunque en los tiempos de bonanza hubiera parecido así- . Hacer un corto, montar un concurso, preparar un taller u organizar un cine-fórum eran tareas y objetivos que nos marcábamos para nuestro propio disfrute, para compartir y aprender de una misma afición, pero no nuestro modo de vida.

Pero sí que es verdad que, de vez en cuando, todavía hay gente que al verme se me acerca y me pregunta: “¿Qué pasa con Baidefeis?” Yo no puedo más que encogerme de hombros y responder con una evasiva. Pero resignado, pienso: “Ni está, ni se le espera”.

cafe_montaje
‘Café solo’, el corto frustrado.

Siento verdadera lástima por una entidad cultural pionera en Guadalajara, que llegó a ser puntera en la provincia y un referente en la región, que gozaba de tanto cariño y simpatía… y que ahora, por muchas pequeñas razones, la estamos dejando morir por inanición. A veces me pregunto si no merecería la pena disolverla digna y honradamente; pero incluso yo mismo, en lo más profundo, termino descartando esta idea. Puede que, a día de hoy, Baidefeis sea como Walt Disney: un ente creador de sueños –y una ilusión en sí mismo- que permanece en perpetua hibernación a la espera de que una nueva generación venga a resucitarlo.

Pero, por el momento, nada me indica que eso vaya a ocurrir.

Espero estar equivocado.

Bienvenido al mundo real

foto_smartphone_webY tú, ¿eres de los que wassapean o de los que disfrutan del momento? ¿Eres capaz de dejarte llevar por el espectáculo que tienes delante -una película, un concierto, un recital, etc- o están constantemente pendiente de hacer la (con perdón) puñetera foto y compartirla en redes sociales? Son cuestiones que, muy de cuando en cuando, me planteo en eventos culturales donde el smartphone se ha convertido en el verdadero protagonista del patio de butacas, independientemente de lo que esté sucediendo en el escenario. ¿Tú también te lo has preguntado en más de una ocasión? Lee este artículo de opinión que he escrito y publicado en Cultura En Guada, seguramente tú y yo estemos bastante de acuerdo…

Resurrecciones digitales

brandon_paul_robinDurante esta Semana Santa se han cumplido veintidós años del fallecimiento de Brandon Lee, quien resucitó para terminar el rodaje de El cuervo (Alex Proyas, 1994); se ha estrenado Fast & Furious 7 (James Wan, 2015), con un Paul Walker revivido para continuar la saga; y hemos sabido que, por contra, Robin Williams dejó ‘blindado’ en su testamento su imagen para evitar aparecer en películas y anuncios tras su muerte. ¿Hasta qué punto es ético que la tecnología nos permita seguir ‘resucitando’ a los que ya se fueron?

Os invito a leer este artículo de opinión que he escrito para Cultura En Guada.