‘1898. Los últimos de Filipinas’: Un relato con sabor a clásico

Pues sí: ‘1898. Los últimos de Filipinas’ supera todos los posibles hándicaps y adversidades y, sin llegar a obra maestra, se rebela como una de las producciones más potentes que ha dado el cine español no ya en este 2016 que ya expira, sino en lo que llevamos de década. Salvador Calvo debuta a lo grande y demuestra su virtuosismo con los actores y con todos los medios técnicos a su alcance, siempre al servicio de una potente historia, y se convierte -a mi modo de ver- en uno de esos nuevos cineastas que, como Oriol Paulo (‘El cuerpo’) o Dani de la Torre (‘El desconocido’), habrá que seguir muy de cerca. De momento, ya pueden celebrar las nueve candidaturas a los Premios Goya 2017, recientemente anunciadas.

Lee aquí la crítica completa en Cultura En Guada.

Luis, sé fuerte

Basada en la obra de teatro Ruz-Bárcenas dirigida por Alberto San Juan y contando con los mismos actores que les dieron vida en los escenarios, David Ilundain lleva a la pantalla la sorprendente y pasmosa declaración que el extesorero del PP Luis Bárcenas (Pedro Casablanc) realizó ante el juez Pablo Ruz (Manolo Solo).

Una película sorprendente e hipnótica, no ya solo por el magnífico trabajo interpretativo de los dos protagonistas y por su excelente planificación en un entorno claustrofóbico, sino por la gran cantidad de datos y revelaciones que se suceden en un ejercicio de no-ficción dramatizada pocas veces vista en nuestro cine. Un proyecto que, además, no contó con ningún tipo de apoyo oficial e institucional, sino que se levantó con las diferentes aportaciones que 597 micromecenas hicimos a la producción a través de una plataforma de crowdfunding… [leer crítica en Cultura En Guada]