¿Segundas partes fueron buenas?

SECUELAecarteleraEl Padrino, II Parte (Francis Ford Coppola, 1974), El Imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980) o Toy Story 2 (John Lasseter, 1999) son algunos títulos que rompen esa regla no escrita de “segundas partes nunca fueron buenas”. Sin embargo, hay veces en que tenemos que dar la razón a los puristas cuando productores, directores o los propios protagonistas se empeñan en exprimir una película de éxito con secuelas que no aportan nada o, lo que es peor, destrozan el espíritu de sus predecesoras.
En eCartelera.com he preparado una pequeña selección con las más flojas, olvidadas y olvidables… seguramente porque, muchas de ellas, son productos no oficiales que poco o nada tenían que ver con sus los films originales.