Vivir de las rentas

Tenía yo muchas, muchísimas ganas de regresar al universo Star Trek de la mano de J.J. Abrams tras la inesperada brillantez y genialidad con la que solventó el comprometido reboot de 2009. Sin embargo, y contra pronóstico, Star Trek: En la oscuridad, aunque mantiene algunos de los hallazgos de la anterior entrega -una puesta en escena brillante, un perfecto ritmo narrativo, un excepcional score a cargo de Michael Giacchino– y cuenta con un villano de altura -sobresaliente Benedict Cumberbatch– , apuesta por un guion plano, meramente suficiente, y trufado de demasiadas referencias o sospechosos parecidos con multitud de escenas ya vistas en otras películas… [leer crítica]