Alta cocina carente de gracia y sabor

La mejor oferta es otra de esas películas que prometen mucho y luego se quedan en casi nada: bajo su apariencia de film noir de guante blanco en realidad hay una pequeña tragedia sentimental cuyo final resulta más previsible que las agujas de un reloj. Un director de discutible prestigio –Giuseppe Tornatore– y un póker de competentes actores –Geoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks y Donald Sutherland– no son mimbres suficientes para salvar del naufragio una propuesta inesperadamente fallida y desacertada… [leer crítica]