Una pistola en cada mano

En tierra de nadie.

En cierta medida, Cesc Gay se ha convertido en una especie de ‘nuevo Almodóvar’: si el cineasta manchego se ha destacado durante toda su carrera –especialmente en sus inicios durante los movidos años ochenta- ha sido por haber creado una pequeña trouppe a su alrededor, con destacada presencia femenina, que hizo que sus muy habituales Carmen Maura, Antonio Banderas, Kiti Mánver, Victoria Abril y Chus Lampreave recibieran, sin distinción sexual, el sobrenombre de ‘chicas Almodóvar’ –a esta lista habría que sumar otros nombres que empiezan a ser habituales en su cine, principalmente Penélope Cruz- . Pues bien, el realizador barcelonés, con media docena de largometrajes en década y media de carrera a sus espaldas, ya puede presumir también de cierto elenco habitual: Leonor Watling, Javier Cámara, Eduard Fernández, Vicenta N’Dogo o Àlex Brendemühl, entre otros, son quienes suelen protagonizar las historias urbanas, contemporáneas y agridulces marca de la casa del firmante de Krámpack (2000), En la ciudad (2003) o Ficción (2006).

Una pistola en cada mano, su último largometraje, es, probablemente, lo que a un solista o grupo musical suelen ser sus greatest hits: un compendio recopilatorio de su estilo más reconocible y sus temas más comunes y en el que se dan cita algunos de los colaboradores con los que ya ha trabajado y otros artistas invitados a la función: tal son los casos de Luis Tosar, Eduardo Noriega, Candela Peña, Ricardo Darín, Cayetana Guillén Cuervo, Leonardo Sbaraglia, Alberto San Juan, Jordi Mollà y Clara Segura, que, junto a los ya mencionados Watling, Cámara y Fernández, componen el que probablemente sea el cast más potente que ha dado un film español en los últimos tiempos. Sin embargo, y emulando al Robert Altman de Vidas cruzadas (1993), hay que decir que tiene truco: la película está estructurada en diferentes episodios perfectamente diferenciados y, quizá para desilusión de más de un cinéfilo, jamás veremos al reparto completo compartiendo escena.

El nexo común entre los cinco relatos que se concatenan en la narración son sus personajes masculinos, hombres que ya peinan canas y que comparten la últimamente típica inestabilidad e inseguridad conocida como ‘crisis de los cuarenta’, siendo la deriva más común la sentimental –un divorcio, una infidelidad, un flirteo en la oficina- aunque tampoco faltan la crisis de pareja –el matrimonio que ha perdido la capacidad de comunicarse- ni la falta de horizonte profesional –el paro, el regreso forzoso al hogar materno- . De hecho, son ellas las que llevan las riendas de cada situación, las que manejan los hilos, las que parecen más decididas a afrontar con valentía los reversos de la vida, mientras ellos parecen apocados, aletargados, resignados a su suerte.

pistolaCada episodio se desarrolla en casi un único escenario diferente, y transcurre en tiempo real, como pequeños y sencillos montajes teatrales. Y, como era de esperar, hay momentos más afortunados que otros, no tanto por una cuestión de guión –firmado a cuatro manos entre el realizador y Tomás Aragay– sino por el estado de gracia de los intérpretes: así, mientras el diálogo en el parque entre Darín y Tosar se revela como lo más memorable de la película, los duetos Mollà-Guillén Cuervo y San Juan-Watling resultan ser los más forzados de toda la función. El resto, cumplen con más o menos solvencia sus apariciones, destacando si acaso a un conmovedor Javier Cámara, quien encarna, probablemente, al personaje que mayor empatía puede producir en el respetable.

Quizá a Una pistola en cada mano, por su estructura y concepción narrativa, le hubiera venido bien un director para cada  pieza, cinco cineastas con cinco visiones sobre un tema en común. Creo que el resultado hubiese sido mucho más atractivo y heterogéneo, cuando debemos conformarnos con un film eficaz pero sin excesiva brillantez.

Recomendado para espectadores curiosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s