Django desencadenado

Quentin desencaminado.

Hace unos meses comentaba la tremenda pereza que me daba regresar a la Tierra Media para emprender Un viaje inesperado de la mano de Peter Jackson y su primera entrega, de un total de tres, sobre El Hobbit, a partir de los personajes y situaciones relatadas en negro sobre blanco, hace ya unos cuantos años, por el escritor J.R.R. Tolkien. Salvando las distancias, tres cuartos de lo mismo me viene pasando desde hace ya demasiado tiempo con Quentin Tarantino, antaño genial guionista y revolucionario cineasta que, para quien esto escribe, hace ya más de una década que no da pie con bola.

Y es que, ¿es necesario que Tarantino se siga esforzando por imitarse a sí mismo? Muchos le criticaron, injustamente, cuando intentó un cierto cambio de registro con Jackie Brown (1997) –estimable e infravalorado trabajo que recomiendo volver a revisar con detenimiento, pues tiene más hallazgos que los que aparenta- , una película que se desmarcaba de su tendencia hiperviolenta y a la vez algo caricaturesca esbozada en la magnífica Reservoir Dogs (1992) y que eclosionó en la imprescindible e impresionante Pulp Fiction (1994). Y como Tarantino parece querer vivir sólo para contentar a sus incondicionales, pareció perder los papeles con su díptico Kill Bill (2003-2004) -¿de verdad eran necesarios dos largometrajes para contar una historia tan hueca?- , se despiporró con su colega Robert Rodríguez en Grindhouse –fallido homenaje a la Serie Z en la que el de Tennessee se hizo cargo del episodio Death Proof (2007)- , se cachondeó de todo y de todos con los lamentables últimos veinte minutos de Malditos bastardos (2009) –echando por tierra un film que, hasta su tramo final, había sido pura dinamita- y ahora, como me temía, vuelve a caer una vez más en sus mismos vicios. ¡Si es que me lo olía!

djangoDjango desencadenado, su particular homenaje al spaghetti-western, parte de una potente premisa –un cazarrecompensas alemán libera a un esclavo negro para que le ayude a atrapar a tres pistoleros, luego éste se convertirá en su socio y buscará liberar a su amada cautiva- , cuenta con estupendos actores –algunos de ellos en verdadero estado de gracia, como los excelentes Christoph Waltz y Samuel L. Jackson– y técnicamente es irreprochable. Pero el libreto es completamente insostenible, el ritmo narrativo anodino y sobra metraje por los cuatro costados. Es decir: Tarantino parece preocuparse más por rellenar mucho que por darle contenido a lo que cuenta. ¿Dos horas y cuarenta y cinco minutos para esto? Infumable.

Así, entre eternas pausas, larguísimos parlamentos y soliloquios imposibles, asistimos a algún que otro tiroteo, afortunados cameos –Don Johnson, Franco Nero– e incluso a alguna escena brillantemente resuelta –la liberación de Django o la posterior llegada de los dos protagonistas al saloon, por ejemplo- … pero también nos encontraremos con escenas mal montadas –flashbacks que no conducen a nada, brutales cortes musicales- , personajes desafinados –Leonardo DiCaprio, literalemente desatado- y con varios gravísimos errores de ambientación histórica que no sólo convierten el clímax de Malditos bastardos casi en un chiste anecdótico -aunque sin gracia- , sino que hacen que nos preguntemos en qué c*** estaban pensando la prensa extranjera en Hollywood y la Academia de Cine norteamericano cuando decidieron recompensar a esta desfachatez con el Oscar al Mejor Guion Original –para más detalles, buscad Django Unchained en Wikipedia e id a la sección ‘Curiosidades’, recordando que este film transcurre en 1858… vais a flipar- .

En fin, que para mí Q.T. ha perdido el norte. Y no me la vuelve a dar con queso.

Recomendado para incondicionales de la hiperviolencia tarantiniana.

Anuncios

5 Replies to “Django desencadenado”

  1. No puedo decir nada salvo que yo la disfruté. Si me apuras más que la de los bastardos. ¿Ni siquiera una mención a la escena de los sacos de Ku Klux Klan…? XD

  2. ¡Hola! He leído tu crítica y he curioseado un poco por tu blog ‘Viena1900’… me han encantado algunos de los últimos posts que has subido, en especial el de “El resplandor”. Como veo que también te mola Kubrick (por cierto, ese libro tuyo, igual me le regalo para mi próximo cumpleaños), tengo un par de artículos sobre “El resplandor” y “2001” en este blog dentro de ‘Clásicos del s. XX’. Nos leemos, ¡salu2! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s