Superman

El día que un hombre voló ante nuestros ojos.

Recuerdo que el eslógan decía algo así como: “creerás que un hombre puede volar”. Y no mentía: en 1978 Superman dejo a medio mundo atónito, maravillado ante aquella ilusión que, gracias a la magia del cine, nos hizo creer posible lo que hasta entonces sólo habíamos visto en cómics y, de manera algo tosca, en algunos seriales televisivos.

Cuando a mediados de los setenta del pasado siglo empezó a cuajar seriamente la idea de llevar a la gran pantalla las aventuras del superhombre de acero creado por Jerry Siegel y Joe Shuster en 1932, nadie daba un duro por tamaña empresa. Aunque Warner apostó por un valor en alza tras la cámara como era entonces Richard Donner –recién llegado del set de la magnífica La profecía (1976)- y fichó a dos pesos pesados de la época, a golpe de suculentos talonarios, como eran Marlon Brando y Gene Hackman, lo cierto y verdad es que muy poca gente confiaba en un proyecto, que, en apariencia, no era sino un carísimo y complicadísimo cuento para niños repleto de dificultades técnicas –al rodaje, por ejemplo, se llegó sin tener perfeccionada la técnica de vuelo a pesar de llevar meses de pruebas- . Tampoco ayudaba el hecho de que al frente del cast Donner impusiera la idea de contar con rostros desconocidos para encarnar tanto a Clark Kent y su kriptoniano álter ego como a Lois Lane, papeles que fueron a parar a dos novatos aparentemente poco carismáticos como eran el malogrado Christopher Reeve y Margot Kidder

supermanPero hoy todo aquello no es sino historia. Con un libreto escrito por un equipo de guionistas encabezado por el prestigioso Mario Puzo, unos personajes inolvidables y un sentido y un espíritu aventureros que parecían entonces olvidados en Hollywood –salvo por la honrosa excepción, un año antes, de la magistral La Guerra de las Galaxias (George Lucas, 1977)- , Superman, la película, es hoy por hoy uno de esos indiscutibles clásicos del siglo XX que evoca y resucita nuestros sueños de infancia y juventud, de romance épico y de justicia –maravillosa y quizá ingenua, pero justicia al fin y al cabo- , en el que el bien prevalecería sobre el mal. Tal es el carácter festivo, lúdico y desenfadado, pero al mismo tiempo tan honesto con los espectadores, que uno no puede sino disfrutarlo de la primera a la última escena: “os lo váis a pasar como críos, pero no os vamos a tratar como tales”, parece decirnos Donner. Y no falla.

Hasta Brando y Hackman, que como digo llegaron al set al olor de un buen cheque, hacen gala de su profesionalidad y nos regalan dos personajes inolvidables –el padre del héroe y el impagable villano- ; y no hay duda de que Reeve y Kidder, muy criticados en su día, tienen una extraña pero eficaz química en la pantalla. La sublime B.S.O. del maestro John Williams termina de redondear una obra que quizá no sea maestra, y que seguramente en algunos aspectos –técnicos, principalmente- hoy hayan sido superados, pero que en conjunto funciona a la perfección y que, en términos puramente cinematográficos, muy pocas, poquísimas películas, han sido capaces de superarla en su género. Sencillamente inolvidable.

Recomendado para cinéfilos de espíritu aventurero.

P.D.: a este film le siguieron tres secuelas directas: la muy polémica Superman II, debido al fulminante despido de Donner a favor de Richard Lester -retirándole de los créditos a pesar de haber filmado la mayor parte de las escenas simultáneamente con la primera entrega- y las olvidables Superman III (Richard Lester, 1983) y Superman IV: En busca de la paz (Sidney J. Furie, 1987), así como ese fallida entrega firmada por Bryan Singer en 2006, Superman Returns. El último intento hasta la fecha para devolver al Olimpo fílmico al Hombre de Acero llega este mes de junio de 2013 con el film homónimo dirigido por Zack Snyder.

*Artículos relacionados: ¿Qué pasó con… Richard Donner? / ¿Qué pasó con… Margot Kidder? / El Hombre de Acero (Zack Snyder, 2013) / Con “S” de Superman.
Anuncios

3 Replies to “Superman”

  1. Nunca me ha terminado de convencer esta película. Creo que la primera hora es magistral (todo lo de Krypton y todo lo de Smallville). Pero desde que aparece el hombre en su traje ya, la cosa va para abajo irremediablemente. El tan cacareado villano de Gene Hackman, un payaso de circo; el súper héroe salvando gatitos de los árboles, concediendo entrevistas (absurdo) y rescatando el Air Force One (porque no había más aviones en el mundo), sólo se salva por lo que dices, por la naturalidad de los dos protagonistas (ahí sí doy la razón)…

    Además, que el personaje es muy poco interesante de partida. Su única debilidad es una alergia a una roca procedente de otro planeta, y ese planeta ya no existe. En serio, ¿cuánto de a menudo puede tener ese problema? XD

    La película empieza planteando un conflicto diferente, bastante interesante: no puede estar en todas partes al mismo tiempo (algo que, según Jor-El, los insaciables humanos acabarán esperando de él). Pero como al final de la película (horrrrrrrroroso final donde los haya) resulta que sí que puede…

    Lo único que me parece de matrícula de honor es la música, de lo mejorcito que ha compuesto Williams; lo cual es casi como decir que es de lo mejorcito que se ha compuesto en la historia de la música. Quizá hacen falta doscientos años para que se coloque a este hombre entre los más grandes, junto a Mozart y compañía, pero yo estoy seguro de que llegará. 🙂

    PD: Y yo no sé cómo quedará en pantalla el nuevo trajecito sin gallumbos de Henry Cavill, ¿pero en serio el de Reeve era tan diferente del pijama de Adam West?

  2. Joder, Pablo… creo que hasta ahora no habías hecho una crítica tan destructiva e incendiaria sobre una película. Si existe el Cielo, seguro que Christopher Reeve está en un rinconcito llorando… ¡insensible!
    Ahora en serio, las opiniones son como los culos: todos tenemos uno. Por tanto, no entraré a valorarlo (ni tu opinión ni tu culo :-P), pero sí que te diré que me sorprende:
    1. Tu capacidad para quedarte en lo superficial. O al menos, a mí me lo parece: basarse en anécdotas (el rescate del gatito o la naturaleza de la kryptonita) para echar por tierra un film que ni es Shakespeare ni pretende serlo (nació únicamente con el propósito de entretener y disfrutar a la audiencia, en una década tan jodida como finales de los setenta; no olvidemos el contexto histórico) es un poco injusto. Por cierto, sobre Lex Luthor: si te parece un payaso, ¿qué puñetas es Joker, entonces?
    2. De un tiempo a esta parte, leyendo tus últimos comentarios, diría que eres más intransigente con los clásicos y más permisivo con los últimos estrenos, como si de éstos últimos tampoco te esperaras nada y siempre salieras conforme del cine. Cinematográfica, artística, narrativa e interpretativamente, ¿de verdad crees que este film está por debajo de “Los mercenarios 2” o ese copy+paste que fue “El Hobbit”? Lagarto, lagarto…
    Ya digo en el post que no es una obra maestra, pero no creo que ni la Warner, ni Richard Donner ni nadie en su sano juicio creyera que se pudiera alcanzar dicho estatus a partir de un tebeo de un tío que vuela con una capa roja, un pijama azul y los gallumbos por fuera. Pero la cinta es honesta, verosímil dentro de su fantasía, y para la posteridad dio una pátina de consideración a un género que prácticamente se creó a partir de este film. Los posteriores (y más valorados, y técnicamente superiores) Batman, y X-Men, y Vengadores, Capitán América, Spider-Man, Ironman, etc le deben muchísimo a esta película. Al menos, creo que habría que reconocerle eso.
    Cordiales saludos, brother.

  3. ¡Buenas! Ya he vuelto y puedo contestar bien este bonito y enriquecedor debate (aunque yo sea dado al sarcasmo, ahora no lo estoy usando; creo de verdad que es bueno comparar puntos de vista diferentes).

    Lo primero, por aludidos XD, diré que personalmente no creo que sea más permisivo con las películas nuevas. Si reconozco que si voy a ver “The Fast and the Furious” (no sé si oficialmente el título se escribe así) no me espero nada, pero vamos, eso me pasó igualmente recientemente con una piececilla ochentera que me puso un amigo títulada “El último starfighter”, seguro que te suena: era una moñez, pero para adolescentes, y de los ochenta (o principios de los 90, que yo también recordé mi infancia con aquella), sí que le encontré su gracia, yo qué sé… aquello que llamaba, y que ahora apenas se dice, “la magia del cine”. De eso en la segunda mitad de “Superman” (repito que la primera parte me parece sublime) no encuentro casi nada, realmente. Por cierto, tres de las películas que más me han gustado últimamente: “Ivanhoe” (gran descubrimiento de aventura medieval), “Horror of Drácula” (sí, la de la Hammer), y “El Halcón Maltés”. Sin embargo, y refutando la otra mitad de tu teoría, “El hermano pequeño del perro de los padres de ella, parte 7” dejó de tener gracia para mí en su segunda parte. :-p Y siempre digo que la película que más dolor me ha provocado jamás ha sido “El americano”, protagonizada por George Clooney, un tostón de no te menees; y es bastante recientita y la crítica la puso por las nubes.

    Por otra parte, lo de “El Hobbit” tiene un pase (quiero decir que aunque a mí me enganchó, puedo entender los argumentos por los que a ti no), ¿pero en serio esa o “Supermán” te parecen películas que se puedan comparar a “Los mercenarios 2”? ¿Son del mismo patrón? Personalmente no estoy de acuerdo en que “Supermán” buscara un mero entretenimiento palomitero sin más. Repasemos la historia: un chico crece en un pueblecillo con unas capacidades que nadie comprende; tras una tragedia personal, viaja hasta un rincón absolutamente solitario en el que descubre que su verdadero padre es (o fue) un ser de otro mundo, del que él fue su único hijo, y lo envió a la tierra cuando ese mundo estaba condenado; y en ese mismo rincón solitario el chico descubre, oye, la voz de su padre, indicándole cómo ser un buen hombre y dar una oportunidad a la raza humana. ¿En serio esta historia no nos suena de nada? ¿Suena verdaderamente a un cómic palomitero sin ningún tipo de filosofía ni reflejo en otra/s historia/s clásica/s de la humanidad? ¿Es esto Mortadelo? Y ya te digo que esa es la parte que me gusta de la película jajaja. Es ese arranque tan prometedor el que a mí se me cae durante la segunda mitad de película. Sin embargo, tres viejos mamporreros de los 90, que ya no cumplen los 60 ninguno de los tres, se juntan para liarse a tiros con todo lo que se mueve, y a repetir las frases más recordadas de su cinematografía, aunque no se correspondan con esa película. Sin duda es más criticable en muchos sentidos (por no decir que es una chorrada, nunca lo he negado :-p), ¿pero es este proyecto más pretendidamente filosófico y menos puramente palomitero?

    En cuanto al Joker de Jack Nicholson, efectivamente es un payaso de los pies a la cabeza, pero en aquella estaba perfectamente justificado: Joker es la némesis de Batman, es su opuesto. ¿Y qué tipo de héroe es Batman? Es un ser oscuro, gótico (especialmente en aquella), que se mueve en las sombras, con un gesto severo que no cambia ni aunque le tiren una tarta a la cara. Es un ser tenebroso que se mueve empujado por un pasado tenebroso del que no puede escapar. De manera que es lógico que su némesis sea todo lo contrario: un payaso hipergesticulado de reacciones impredecibles, de colores chillones y sin ningún tipo de motivación aparente más allá del caos por el caos y por el puro placer del caos. Creo que en la de Nolan, en la que la ambientación no era tan tétrica y el Batman era más humano, un Joker como el de Nicholson tampoco habría funcionado; fue un verdadero acierto que se limitara a ser un creador de caos algo más creíble, una especie de psicópata impredecible a lo “Silencio de los corderos”.

    Personalmente, no encuentro justificación para que Lex Luthor parezca, este sí, un villano digno de Mortadelo. Como tú dices, las opiniones como los culos. XD En lo que voy a recular es en el tema de la kriptonita: pensándolo mejor, desde un punto de vista metafórico, es un elemento bastante interesante.

    Y ya me he enrollado bastante jajajajajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s